Rusia y Estados Unidos mantienen "discusiones de alto nivel" para acordar una reunión entre los presidentes Vladimir Putin y Joe Biden, a pesar de una jornada tensa en la que ambos países mantuvieron un cruce diplomático luego de la expulsión de funcionarios diplomáticos de ambas partes.

La vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo en conferencia de prensa que las conversaciones para preparar el encuentro se llevaban a cabo desde "principios de esta semana" entre "los asesores de Seguridad Nacional con sus homólogos rusos", después de que el 13 abril Putin y Biden dialogaran por teléfono, según la agencia de noticias Europa Press.

Si bien Biden confirmó que había defendido la necesidad de que ambas potencias mantuvieran una relación "estable" y "predecible", ese mismo día se confirmó una nueva batería de sanciones contra unas 30 entidades y ciudadanos rusos, a quienes se les acusó de supuesta injerencia en las elecciones de Estados Unidos.

Por otro lado, el vocero del Departamento de Estado, Ned Price, informó que se produjo un encuentro en la embajada de Estados Unidos en Moscú, después de que el Kremlin anunciara la expulsión de 10 de sus diplomáticos como respuesta a una acción similar por parte de Washington.

En uno nuevo capítulo de la escalada diplomática entre Rusia y las potencias occidentales, los 10 diplomáticos estadounidenses expulsados en Rusia en respuesta a similar medida sobre diplomáticos rusos en Washington fueron declarados personas no gratas y deberán marcharse antes del 21 de mayo, anunció la Cancillería rusa.

"El 21 de abril, fue convocado al Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia el jefe adjunto de la misión diplomática de Estados Unidos en Rusia (Bart) Gorman al que se le entregó una nota que declara personas no gratas a 10 empleados de la embajada de Estados Unidos en Moscú", dijo en un comunicado. La cartera rusa subrayó que dicha medida es una respuesta simétrica a "las acciones hostiles de Estados Unidos contra varios empleados de la embajada rusa en Washington y del consulado general de Rusia en Nueva York, declarados infundadamente personas no gratas".

"En el futuro próximo se emprenderán otros pasos en el marco del paquete de medidas (...) en respuesta a la reciente 'ola' de sanciones antirrusas impuestas ilegalmente por Estados Unidos", advirtió el ministerio ruso, según la agencia de noticias Sputnik.

Conflicto en crecimiento

La semana pasada, Washington impuso sanciones a 32 entidades e individuos rusos y expulsó a 10 funcionarios de la misión diplomática rusa.Además, la Casa Blanca extendió las sanciones a la deuda soberana de Rusia, al prohibir a las instituciones financieras de Estados Unidos participar en el mercado primario de bonos soberanos rusos.

Con esas medidas Washington pretende castigar a Rusia por su supuesto papel en el ciberataque contra el proveedor de programas informáticos estadounidense SolarWinds y en la interferencia en las elecciones presidenciales de 2020, así como por haber ofrecido presuntamente recompensas a los insurgentes en Afganistán por asesinar a militares norteamericanos.

Desde hace varias semanas, la tensión entre los Gobiernos de Biden y Putin no para de crecerBiden calificó a Putin de "asesino", impuso nuevas sanciones a Rusia y amenazó con más medidas si ataca a su aliado Ucrania, mientras que Putin respondió a las nuevas sanciones de Estados Unidos -y también de las potencias europeas- con reciprocidad y hoy lanzó una amenaza clara.

"Espero que nadie tenga la idea de traspasar una línea roja con Rusia", declaró y consideró que, para algunos países, "atacar a Rusia por cualquier cosa se ha convertido en una especie de deporte".

El mandatario dio hoy su discurso anual sobre el estado de la nación ante ambas cámaras del Parlamento, mientras la policía detenía a decenas de personas en todo el país en protestas a favor del líder opositor encarcelado Alexei Navalny, otro aliado de Estados Unidos y Europa que tensa la relación con Rusia.

Rusia, que siempre ha negado su implicación en esos ataques informáticos de los que le acusa la Casa Blanca, ya prohibió días atrás la entrada al país de otros ochos ciudadanos estadounidenses, incluido el fiscal general, Merrick Garland; el director del FBI, Christopher Wray; el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas; y la directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines.