América latina tiene sus esperanzas para 2020 depositadas en Brasil, ya que según los economistas, las políticas pro-mercado del presidente Jair Bolsonaro darán por fin sus frutos en la mayor economía de Latinoamérica, impulsando el crecimiento al 2,0-2,6% en 2020 frente al 1% del año pasado. Aunque esos mismos economistas reconocen que las previsiones optimistas anteriores no se materializaron.

" Brasil es hoy la economía mejor posicionada para seguir creciendo", afirma Mario Mesquita, economista jefe de Itaú Unibanco, el primer banco del país, según reproduce Expansión. Los tipos de interés más bajos, las reformas para favorecer las inversiones y una mayor disposición al gasto por parte de empresas y consumidores deberían ayudar, afirmó el especialista.

Aunque el crecimiento sea mayor en Brasil, las previsiones para Latinoamérica son solo del 1,2-1,8% este año, un porcentaje menor que en otros mercados emergentes y muy por debajo del crecimiento medio del continente en la última década. La creciente demanda interna será el principal motor, ya que las exportaciones continúan en descenso por la guerra comercial y los bajos precios de las materias primas.

"La región se está aún recuperando de la crisis del precio de las commodities", afirma William Jackson, jefe de mercados emergentes de Capital Economics en Londres.

Las empresas y consumidores están decepcionadas porque el nuevo gobierno brasileño no ha hecho ningún movimiento mientras la recesión golpea a su vecina Argentina, un mercado de exportación clave. Los distintos recortes de los tipos de interés han bajado el costo de la deuda en Brasil a niveles récord y el gobierno de Bolsonaro ha aprobado la reforma de las pensiones, mejorando la confianza. "Llegará un momento en el que la gente deje de ser cauta e invierta", dice Gustavo Rangel, de ING Nueva York. "Muchos se preguntan si va a durar, pero debería ser una recuperación inusualmente sostenible".

La situación es más sombría en México, la segunda economía de la región. El crecimiento se ha estancado tras la llegada al poder del populista Andrés Manuel López Obrador que propone acabar con más de 40 años de políticas de libre mercado, que según él no se han traducido en prosperidad. Su solución es impulsar la inversión estatal en la industria petrolífera, expulsando al sector privado, e invirtiendo dinero en grandes proyectos de infraestructura en el olvidado sudeste del país.

"Fuera de Brasil, la situación es preocupante", afirma Alberto Ramos, de Goldman Sachs. "Los números en México son débiles, en Chile la economía intentará crecer un uno por ciento y Argentina sigue siendo el gran interrogante". 

Más notas de

Redaccion BAE

Inquietud ante el surgimiento de nuevos casos de coronavirus en las villas porteñas

La facturación de las constructoras cayó hasta 100%

Putin extiende hasta el 11 de mayo el período "no laborable" en Rusia

Putin extiende hasta el 11 de mayo el período "no laborable" en Rusia

Más de 500 civiles muertos en Afganistán

Más de 500 civiles muertos en Afganistán

La mitad de los hogares de Estados Unidos redujeron sus ingresos

La mitad de los hogares de Estados Unidos redujeron sus ingresos

Más de dos millones de infracciones por violar la cuarentena en todo el país

Intensifican los controles interdistritales

China desplazó a EE.UU. en solicitudes de patentes

Israel va por mayores partes de Cisjordania

Boris Johnson sigue al frente del gobierno británico pese a su internación

Boris Johnson sigue al frente del gobierno británico pese a su internación

Alemania a favor de que la UE suba la ayuda financiera por la pandemia

Alemania pide una ayuda "ágil y enfocada"