El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, exiliado en la embajada de Ecuador en Londres desde hace más de cinco años, se convirtió en ciudadano ecuatoriano, según puede comprobarse en la página web del Registro Civil de ese país a partir del número de identidad publicado por la prensa local.

La nacionalización de Assange no cambia sustancialmente su situación en Londres ya que lo único que podría poner fin a su detención de hecho en la sede diplomática ecuatoriana es que el gobierno británico le garantice un salvoconducto para salir a la calle y abandonar el país.

Poco después de que la noticia se conociera, la Cancillería ecuatoriana, encargada de decidir la naturalización de cualquier ciudadano extranjero, emitió un comunicado en el que evitó confirmar la nacionalización de Assange y se limitó a decir "que no responderá a rumores ni a información distorsionada o descontextualizada sobre este caso".

Assange tampoco confirmó o desmintió la noticia, pero, fiel a su estilo misterioso, publicó una foto suya con la camiseta de la selección de fútbol de Ecuator en su cuenta de Twitter.