El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue sacado hoy a la fuerza de la embajada de Ecuador en Londres por policías que lo detuvieron dentro del edificio donde permanecía refugiado desde 2012, poco después de que Ecuador revocara su asilo.

La detención de Assange presagia una batalla legal por su posible extradición a Estados Unidos para enfrentar cargos anunciados hoy mismo por Washington relativos a la publicación de miles de documentos confidenciales por parte de WikiLeaks.

Pero, además, desata un debate sobre la libertad de expresión y el rol del periodismo de investigación. Edward Snowden, el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos que reveló varios programas de espionaje masivo de ese organismo, consideró que la detención de Julian Assange marca "un momento oscuro para la libertad del periodismo".

"Las imágenes del embajador de Ecuador invitando a la Policía secreta británica a la embajada para sacar fuera del edificio al editor de -les guste o no- un periodismo galardonado que acabará en los libros de historia. Los críticos de Assange pueden celebrarlo, pero es un momento oscuro para la libertad del periodismo", manifestó en su cuenta de Twitter.

El también fugitivo ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, consideró que "la debilidad de la acusación estadounidense contra Assange es impactante", y que se trata del mismo recurso que el Departamento de Justicia de Estados Unidos desestimó bajo la presidencia de Barack Obama con la afirmación de que ponía "en peligro el periodismo".

Snowden, quien permanece exiliado en Rusia desde que en 2013 filtró los programas secretos de espionaje de la NSA a The Guardian y The Washington Post, recordó que el 21 de diciembre pasado "las Naciones Unidas dictaminaron formalmente que su detención (la de Assange) era arbitraria, una violación de los derechos humanos".

Quizá también el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, quede en los libros de historia. Al justificar la decisión de retirarle el asilo, que Assange obtuvo tras refugiarse en la embajada, lo acusó de haber cometido "repetidas violaciones a las convenciones internacionales".

En un video en Twitter, Moreno deploró la "conducta irrespetuosa y agresiva del señor Assange, las declaraciones descorteses y amenazantes de su organización en contra del Ecuador y, sobre todo, la transgresión de los acuerdos internacionales". 

Todo esto "ha llevado la situación a un punto en el que el asilo del señor Assange es insostenible e inviable", agregó.

WikiLeaks tuiteó que Ecuador había incurrido en una "en violación de la ley internacional".

El ciberactivista australiano, de 47 años, no salía desde 2012 de la embajada, a donde había ingresado para evitar una extradición a Suecia para enfrentar acusaciones en el marco de un caso de abuso sexual que ya ha sido cerrado.

Assange dijo siempre que, de salir de la embajada, será extraditado a Estados Unidos para ser juzgado por haber publicado documentos militares y cables diplomáticos clasificados a través de WikiLeaks, robados al Pentágono y el Departamento de Estado.

La policía dijo en un comunicado que cumplió con una orden de arresto emitida por un juez en 2012 luego de que Assange, para refugiarse en la embajada, violara el arresto domiciliario que se le había concedido mientras se resolvía su extradición a Suecia.

En un comunicado posterior, la policía reconoció que la detención también obedeció a un pedido de extradición de Estados Unidos. 

Assange fue llevado ante una corte de Londres donde un juez lo halló culpable de haber violado los términos de su libertad bajo fianza en 2012, un delito por el que enfrenta hasta 12 meses de prisión cuando reciba sentencia, más adelante, informó BBC.

La primera ministra británica, Theresa May, dijo ante el Parlamento que la detención de Assange demostraba que "nadie está por encima de la ley" en el Reino Unido y agradeció al gobierno de Ecuador por su "cooperación".

Imágenes tomadas por la agencia de noticias audiovisual rusa Ruptly mostraron a cinco o seis hombres vestidos de traje que sacaron a Assange de la embajada esposado, tomado de los brazos y los pies y lo subieron a un camión policial.

Con el pelo atado, con barba blanca crecida y de semblante demacrado, Assange hizo un ademán con una mano y dijo "el Reino Unido debe resistir", mientras era llevado contra su voluntad.

Horas más tarde, el Departamento de Justicia estadounidense anunció cargos contra Assange por haber conspirado para hackear una computadora del gobierno y dijo que el ciberactivista enfrenta hasta cinco años de cárcel en caso de ser hallado culpable.

La policía británica dijo que fue invitada a la embajada por el embajador, luego de que el gobierno ecuatoriano retirara el asilo a Assange.

El ex presidente ecuatoriano Rafael Correa calificó a Moreno del "mayor traidor en la historia ecuatoriana y latinoamericana" y lo acusó de haber cometido "un crimen que la humanidad nunca olvidará".

El canciller ecuatoriano, José Valencia, dijo que también se retiró la ciudadanía ecuatoriana que se había concedido a Assange en 2017. 

El caso de Assange abrió un debate sobre seguridad y libertad de expresión porque sus partidarios lo ven como un héroe que puso en juego su libertad para exponer injusticias., mientraas que sus críticos lo acusan de codearse con líderes autoritarios como el presidente ruso, Vladimir Putin, y de haber puesto en peligro la vida de estadounidenses.

La vocera de la Cancillería rusa, Maria Zajarova, acusó al Reino Unido de haber "estrangulado la libertad".

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos