El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó a sus ministros que Jorge Glas cesó en el cargo de vicepresidente anteayer, "de acuerdo con lo que manifiesta la Constitución", y adelantó que, tras analizar diversas certificaciones, en menos de quince días enviará a Parlamento una terna para reemplazarlo.

La Constitución de Ecuador establece que Glas no puede seguir en funciones pasados los 90 días de su detención, que se cumplieron el martes.