El Banco Mundial pronosticó una caída de 7,3% de la economía argentina en 2020, la tercera más profunda en América latina, por detrás de Brasil (8%) y México (7,5%), de acuerdo con un informe difundido hoy.

En general, la economía mundial sufrirá en 2020 su mayor contracción desde el final de la Segunda Guerra Mundial, con una caída del PIB global del 5,2%, como consecuencia del impacto "súbito y generalizado" de la pandemia del coronavirus y las medidas de contención implementadas, según las nuevas previsiones del Banco Mundial.

La entidad multilateral destacó en su informe que se trata de la primera vez desde 1870 en que se registra una recesión tan generalizada como la prevista para este año.

En el nuevo escenario manejado por la institución internacional, en el que la remisión de la pandemia permitirá levantar las medidas nacionales de confinamiento a mediados de año en las economías avanzadas y un poco más tarde en las emergentes y en desarrollo, "las repercusiones negativas a nivel mundial perderán intensidad durante la segunda mitad del año y las perturbaciones a los mercados financieros no se prolongarán en el tiempo", lo que permitirá a la economía mundial un rebote del 4,2% en 2021, insuficiente para compensar completamente la pérdida de actividad estimada para 2020.

"No existen registros de correcciones a la baja tan súbitas y drásticas de los pronósticos de crecimiento mundial como las que se han visto en la época actual. Si el pasado sirve como referencia, los pronósticos podrían empeorar aún más, lo que implica que los encargados de formular políticas deben prepararse para la posibilidad de tener que adoptar medidas adicionales para apoyar la actividad",  dijo Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial.

A raíz de las graves distorsiones a la oferta y la demanda internas, el comercio y las finanzas, se prevé que la actividad económica de las economías avanzadas se contraerá un 7% en 2020, mientras que se espera que los mercados emergentes y las economías en desarrollo (MEED) se contraigan un 2,5% este año, su primera recesión como grupo en al menos 60 años.

En este sentido, el Banco Mundial advierte de que la disminución prevista en los ingresos per cápita, de un 3,6%, empujará a millones de personas a la pobreza extrema este año.