El Banco de Israel dijo que mantiene su tipo de interés de referencia sin cambios en un mínimo histórico del 0,1%, afirmando que el banco central seguirá aplicando una “política monetaria muy flexible” durante un período prolongado, y advirtió sobre el peligro que entraña la variante Delta de coronavirus para la recuperación económica.

El Banco de Israel también actualizó sus previsiones macroeconómicas para 2021 y 2022, afirmando que el PIB crecerá un 5,5% en 2021 y un 6% en 2022, de modo que el nivel del PIB a finales de 2022 será sólo un 0,5% inferior al que se esperaba antes de la crisis, según informa el sitio Noticias de Israel.

En abril, el banco central pronosticó un crecimiento del PIB del 6,3% para este año, ya que una campaña de vacunación a nivel mundial mantuvo a raya la pandemia de coronavirus. Sin embargo, las tasas de infección han empezado a aumentar de nuevo, debido a la variante Delta del coronavirus.

“En este momento, el nivel de morbilidad es bajo, pero la propagación de la enfermedad supone un cierto riesgo para la continuidad de la recuperación de la economía”, dijo el banco central en su declaración.

Crecimiento

“La vuelta a la normalidad en Israel favorece un rápido crecimiento en el próximo año”, dijo el banco central. “Sin embargo, todavía hay desafíos para la actividad económica en vista de los riesgos sanitarios en Israel y en el extranjero y el impacto en la economía, particularmente en el mercado laboral”.

El Comité de Política Monetaria del banco central “continuará, por tanto, aplicando una política monetaria muy acomodaticia durante un tiempo prolongado, utilizando una serie de herramientas según sea necesario, incluido el tipo de interés, con el fin de seguir apoyando la consecución de los objetivos de política y la recuperación de la economía de la crisis, y para garantizar el funcionamiento ordenado continuado de los mercados financieros”.

El gobernador del Banco de Israel, Amir Yaron, dijo en una rueda de prensa que “sigue siendo difícil evaluar el riesgo que supone la variante actual, dada la alta tasa de vacunación de la población”.

“En particular, no sabemos si el aumento de la morbilidad irá acompañado de un incremento significativo del número de pacientes muy enfermos y hospitalizados y si obligará al gobierno a imponer de nuevo limitaciones sustanciales a la actividad económica”.