El comisario europeo de Programación Financiera y Presupuestos, Günther Oettinger, advirtió ayer en Viena que el "Brexit", es decir la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) puede obligar a reducir el presupuesto comunitario.

"Cuando un gran contribuyente neto abandona la UE, eso no puede ocurrir sin recortes", dijo el funcionario, al tratar de la situación de las cuentas comunitarias tras el Brexit con las autoridades de Austria, país que asumirá la presidencia de turno comunitaria en el segundo semestre del corriente año.

Oettinger indicó que tendrán que producirse recortes considerables "en casi todos los aspectos del presupuesto", según informó la agencia austríaca APA.

Con todo, el comisario recomendó que se apoyen proyectos y programas con un "valor añadido", entre los que mencionó la gestión de las fronteras comunitarias, las políticas de asilo, la innovación y el desarrollo tecnológico.

Habrá recortes considerables “en casi todos los aspectos del presupuesto”

Oettinger señaló entre las iniciativas que deben quedar libres de recortes en el marco financiero para el periodo 2020-2027, al programa Erasmus de intercambio de estudiantes y el plan de innovación Horizon 2020.

Oettinger también se refirió a la posibilidad de reducir los aportes de los Estados miembros, que actualmente suponen el 70% del presupuesto comunitario, y aumentar otras fuentes de ingresos, como el pago de derechos de emisiones contaminantes.

Por su parte, el ministro austríaco responsable de las relaciones con la UE, Gernot Blümel, se mostró contrario a que su país incremente los aportes a Bruselas para compensar la salida del Reino Unido. "Si la UE se hace más pequeña, no puede ser que el presupuesto sea más grande", ha argumentado Blümel, quien ha pedido a las autoridades comunitarias que asuman que hay "potencial de ahorro" en las cuentas del grupo.

Así, el ministro ha apostado por una Unión Europea que sea "menos, pero más eficiente", y se concentre en un menor número de cuestiones, pero más importantes.

Los Veintisiete celebrarán un Consejo Europeo informal el 23 de febrero, para empezar a discutir sus prioridades presupuestarias. En ese marco, los países del sur de Europa buscarán la "cogestión y cofinanciamiento de la política migratoria en las fronteras europeas", pero también una estrategia de defensa común "plenamente implementada" y basada en la "financiación conjunta, ambiciones compartidas y una estrategia común".

Los jefes de Estado o Gobierno de Francia, Italia, España, Portugal, Grecia, Chipre y Malta, que se reunieron en una cumbre informal en Roma, acordaron impulsar un plan de inversión permanente, concentrado en la innovación y que impacte en los Estados miembros, especialmente para completar el mercado único.