Estados Unidos es "especialmente vulnerable" a la escalada de la guerra comercial, cuyos efectos ya han comenzado a notarse en la "reducción" de los pedidos de exportaciones y la "vacilante confianza" en diversos países, advirtió la directora gerente del Fondo Monetario Internacional ( FMI), Christine Lagarde.

"Aunque todos los países acabarán perdiendo finalmente en una guerra comercial, la economía de Estados Unidos es especialmente vulnerable porque gran parte de su comercio global será objeto de medidas de represalia", afirmó la titular del Fondo Monetario Internacional ( FMI) en un blog publicado antes de su participación en la cumbre ministerial del G20 que se realiza mañana en Buenos Aires.

Lagarde subrayó que el Fondo ya alertó en abril "sobre las heridas económicas autoinfligidas (de EE.UU.) como resultado de las medidas proteccionistas".

"Desgraciadamente, la retórica se ha mutado en realidad, y una serie de aranceles y contra-aranceles se han impuesto en el pasado mes. Los recientes datos de Europa y Asia apuntan a un descenso en los pedidos de exportaciones y una vacilante confianza entre algunos países exportadores de coches, como Alemania", agregó.

Según los cálculos del FMI, los efectos de esta guerra comercial, desencadenada por la agresiva agenda proteccionista del presidente estadounidense, Donald Trump, podrían restar hasta medio punto de crecimiento global para 2020.

Trump, sin embargo, ha defendido la imposición de aranceles a las importaciones de acero y aluminio, incluidos a tradicionales socios comerciales como la Unión Europea, Canadá y México, y medidas similares a centenares de productos chinos, con el argumento de que EEUU ha sido injustamente tratado en materia comercial.

El informe actualizado de "Perspectivas Económicas Globales" del Fondo, publicado esta semana, situó las previsiones de crecimiento mundial en el 3,9 % para 2018 y 2019, y las de EE.UU. en un 2,9 % y 2,7 %, respectivamente.

Dentro del escenario de la guerra comercial desatada por Estados Unidos, otra de las potencias involucrada, China salió a marcar nuevas consecuencias en base a los pronósticos del FMI y remarcó que el conflicto perjudicará la confianza global en la economía y al crecimiento del comercio internacional.

"La guerra comercial dará un golpe al crecimiento mundial", afirmó en rueda de prensa Hua Chunying, una portavoz del Ministerio de Exteriores chino. Hua mencionó cifras y advertencias hechas públicas en las últimas semanas por organismos como el Fondo Monetario Internacional ( FMI), Banco Mundial (BM) o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos ( OCDE), según las cuales, el conflicto afectará negativamente al comercio y al crecimiento internacionales.