El embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez, desmintió este viernes los dichos del presidente Evo Morales,  quién indicó que el Gobierno busca "amedrentar" a su país, y aclaró que el envío de militares a la frontera se trata solo de apoyo logístico para las fuerzas de seguridad con el objetivo de combatir al narcotráfico.

"No hay ninguna base militar, no hay ningún regimiento. No hay ni va a haber", sostuvo Álvarez.

En conferencia de prensa, el integrante del cuerpo diplomático argentino precisó que en la provincia norteña de Jujuy se realiza un ejercicio militar rutinario denominado "frontera protegida" con el desplazamiento de 50 efectivos en el marco de la lucha contra el narcotráfico y la trata de personas.

Esta semana, el jefe de Estado boliviano había declarado:  "No nos vamos a asustar, somos un pueblo unido, son fuerzas sociales. Intentarán como sea amedrentarnos, no van a poder".

El embajador argentino, insistió en que no hay ningún tipo de amedrentamiento hacia el país vecino y explicó que el movimiento de militares se debe al "Operativo Integración Norte", donde las fuerzas harán colaboraciones técnicas, a través de drones y radares para luchar contra el narcotráfico y la trata de personas.

En busca de mayor tranquilidad, el vicecanciller, Daniel Raimondi, se reunió con el embajador de Bolivia en la Argentina, Javier Tito Véliz, para darle precisiones sobre el operativo.

Raimondi, quien estuvo acompañado por representantes del Ministerio de Defensa y de la Secretaría de Asuntos Estratégicos,  explicó al embajador boliviano sobre "el marco normativo argentino y las características del Operativo, que consiste principalmente en brindar apoyo logístico por parte de las Fuerzas Armadas" 

Por último, a través de un comunicado, los voceros de Cancillería informaron que en la reunión  "se enfatizó la importancia de continuar aunando esfuerzos en el combate contra estos flagelos que inciden de manera significativa en la región".