El Movimiento 5 Estrellas liderado por Luigi di Maio ganó las elecciones en Italia con entre el 29,5% y el 32,5% de los votos, según los primeros sondeos publicados tras el cierre de los colegios electorales, y en medio de un lento proceso de recuento de los sufragios.

Según el boca de urna difundido por la RAI a medianoche, las cuatro fuerzas de centroderecha que incluyen a Forza Italia de SIlvio Berlusconi alcanzaban cerca de 36% de los votos frente a 32% del M5E y apenas 22% del Partido Democrático.

En cuanto a las bancas, la centroderecha podía alcanzar hasta 265 de las 630 en juego, sin llegar a las 316 necesarias para la mayoría; el M5E, hasta 235, y la suma de la centroizquierda, entre 115 y 155.

Dentro de la coalición de centroderecha, la xenófoba Liga Norte, que postula como premier a su secretario general, Matteo Salvini, aventajaba por cerca de medio punto a Forza Italia, que propone como premier a Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo.

En este marco, será el presidente Sergio Mattarella quien deba decidir, tras escuchar a los grupos parlamentarios el 23 de marzo, si encarga la formación de gobierno a la coalición más votada (la centroderecha) o al partido que obtuvo más votos (el M5E).