El Partido Democrático italiano oficializó la renuncia de su ahora ex secretario general Matteo Renzi, derrotado en las elecciones generales del 4 de marzo, al tiempo que rechazó cualquier tipo de alianzas con el Movimiento Cinco Estrellas y la Liga Norte para ayudarlos a formar gobierno.

Esta no fue la única mala noticia para el partido antisistema, ya que el líder derechista y ex primer ministro Silvio Berlusconi también rechazó la posibilidad de formar una alianza entre la Liga del Norte con el Movimiento Cinco Estrellas.

"Le corresponde a quienes vencieron la responsabilidad de formar gobierno", anunció el vicesecretario general del PD, Maurizio Martina, quien inició un período de regencia que terminará en una asamblea nacional dentro de un mes en la que se formalizará el camino para la elección de nuevas autoridades.

Será una gestión colegiada del partido, adelantó Martina, quien tomó las riendas de una fuerza en la que la clara posición mayoritaria es rechazar un apoyo externo a la Liga Norte o al Cinco Estrellas para que formen gobierno.

Mientras tanto, la Liga Norte y el M5E continúan buscando apoyos que los ayuden a formar una mayoría con la que poder recibir el encargo del presidente Sergio Mattarella para formar un nuevo gobierno.

En caso de que ninguna de las dos fuerzas consiga los apoyos necesarios, se abriría la posibilidad de realizar nuevas elecciones para definir a quien se hará cargo del gobierno de la península.