El Producto Interno Bruto ( PIB) de Brasil cayó un 1,5% en el primer trimestre del año, de acuerdo con los datos publicados por la agencia de estadísticas IGBE, en lo que para los economistas es el mayor descenso desde el segundo trimestre del 2015.

Los analistas señalaron que la crisis económica de Brasil se evidenciará más en el segundo trimestre debido a las medidas de distanciamiento social y cierres de negocios por la pandemia.

El principal factor de la contracción del PIB en el primer trimestre fue la reducción del 2% en el consumo de los hogares, lo que constituye dos tercios de la demanda.

El Ministerio de Economía, que lidera Paulo Guedes, explicó que las cifras se vieron afectadas por el distanciamiento social y las cuarentenas aplicadas en las últimas dos semanas de marzo.

Los datos publicados al cierre del mes de mayo por el Banco Central muestran que la deuda nacional y el déficit público de Brasil alcanzaron máximos récord en abril, debido al aumento de los gastos del Gobierno para mitigar la crisis del coronavirus.

La actividad del sector de servicios se redujo en 1,6%, mientras que la producción industrial cayó un 1,4% y el comercio neto mostró un enorme lastre al crecimiento. Mientras que subieron la producción agrícola, los gastos del Gobierno y la inversión fija bruta.