El gobierno brasileño mejoró su previsión de contracción económica para este año debido a la pandemia del coronavirus, para ubicarla en torno al 4 por ciento.

En una videoconferencia transmitida por la Cámara de Comercio Estados Unidos-Brasil, el ministro de Economía, Paulo Guedes, resaltó que los indicadores económicos recientes llevaron a una nueva revisión al alza del producto interior bruto ( PIB) para este año, que no obstante, será negativo.

"La previsión inicial del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras instituciones financieras era que el PIB brasileño cayera casi un 10% o más. Y lo revisamos para entre un 5,5 y 5 por ciento. Pero pensamos que será mucho menor que esto, un 4% de caída", resaltó.

En septiembre, el gobierno brasileño ya redujo la estimación a un descenso del 4,7 por ciento.

La estimativa del gobierno es mejor que la de instituciones internacionales. El Banco Mundial proyecta que el PIB brasileño este año caerá un 5,4%, mientras que el FMI proyecta un descenso del 5,8 por ciento.

Para Guedes, el principal desafío de la economía brasileña ahora es transformar "la ola de consumo" provocada por el pago del auxilio de emergencia a los más vulnerables "en un boom de inversiones".

Para ello, afirmó que es necesario mantener el techo de gastos, seguir con las reformas estructurales y reformular los marcos legales para recibir inversiones.