El Partido Socialista (PSOE) del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, se mostró dispuesto a acordar con la izquierda, sin descartar de antemano la opción de ir a una coalición con Unidas Podemos (UP), tras los comicios del domingo en los que ganó pero sin la amplitud para formar gobierno por sí solo.

"Nuestro gran compromiso es que no haya terceras elecciones y tengamos un gobierno progresista", afirmó el Secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, en conferencia de prensa desde la sede central de los socialistas, en Madrid.

En esa idea "no se incluye la gran coalición con el Partido Popular (PP)", subrayó el "número dos" del PSOE, descartando una de las opciones que se barajaba desde el establishment político ante el complejo y fragmentado panorama parlamentario.

Además, Ábalos sostuvo que cree que existe "escaso margen" para una abstención de los conservadores, debido a la presión de los ultraderechista Vox, que escalaron a tercera posición con 52 diputados y fueron los grandes beneficiados de la repetición electoral.

"Sánchez no nos ha pedido la abstención, pero si la pidiera tampoco se la daríamos porque no nos fiamos de él", dijo el dirigente del PP Teodoro García Egea en declaraciones radiales, ratificando la presunción del socialista.

Únicamente Sánchez tiene posibilidades de formar gobierno, ya que el PP, segunda fuerza, avanzó de 66 a 87 diputados, pero los liberales de Ciudadanos se desangraron a favor de Vox, forzando a su líder, Albert Rivera, a renunciar a su cargo y a dejar la política tras perder 47 de sus 57 escaños.

Los primeros movimientos el día después de los comicios indican que Sánchez buscará en primer lugar un acuerdo con la izquierda para no depender de los independentistas.