La Cámara de los Comunes británica apoyó pedir a la Unión Europea (UE) que se retrase la fecha para la salida del Reino Unido del bloque ( Brexit). Con el fin de evitar una salida caótica de la UE, los diputados respaldaron una moción para que el gobierno solicite una prórroga del plazo de negociación hasta el 30 de junio para el caso de que el Parlamento apruebe un pacto antes del 20 de marzo -víspera del Consejo Europeo.

En caso de que no haya acuerdo, el texto precisa que pedirá una prórroga más larga, pero el Reino Unido tendría que justificar ante sus otros 27 socios europeos "el propósito" y, si la concedieran, el país debería concurrir a las elecciones europeas que se celebrarán entre el 23 y el 26 de mayo.

En respuesta a la votación, la Comisión Europea ha señalado que la extensión del artículo, cuya activación por el Reino Unido dio inicio a los dos años de conversaciones entre Londres y Bruselas, "requiere el consentimiento unánime de los 27 Estados miembros".

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, pareció dar una mano al sostener que, en sus conversaciones previas al Consejo Europeo del 21 y 22 de marzo, pedirá a los líderes comunitarios que acepten una prórroga "larga" si el Reino Unido decide replantearse su estrategia. La primera ministra británica, Theresa May, quiere someter su tratado para la salida de la UE a votación por tercera el próximo martes.