La Casa Blanca vive tiempos de cambio desde enero de este año. El traspaso de administración de Donald Trump a Joe Biden, está teniendo considerables efectos en las nuevas prerrogativas del nuevo Poder Ejecutivo en un área de mucho interés: el Departamento de Defensa, específicamente, en el sector del Pentágono. Un importante contrato por el sistema “JEDI Cloud”, que había firmado la anterior gestión republicana, fue abruptamente cancelado este martes.

“JEDI Cloud” es un centro de almacenamiento de datos clasificados de Defensa, que fue otorgado a Microsoft en el año 2019. La forma de licitación fue controvertida, puesto que Amazon denunció ciertas arbitrariedades y preferencias por parte del ex presidente Trump. En un intento de darle una vuelta de página a este escándalo, el Pentágono anunció la cancelación del compromiso firmado por 10.000 millones de dólares, según la agencia AP. 

Parece raro que el gobierno norteamericano haya decidido cancelar el contrato con la misma compañía que, hace menos de cuatro meses, le comenzó a prestar servicios de innovación, en otro ambicioso proyecto para fabricar cascos de realidad aumentada.

Todo indicaba que aquel proyecto fortalecería la relación de Microsoft y Biden.

Este buen antecedente se sumó a las advertencias que la empresa le dio al actual mandatario por posibles hackers de “procedencia rusa”, en plena campaña de 2020, que habrían intentado ingresar a su consultora “SKDK”.

Sin embargo, más allá del exitoso contrato por los cascos del sistema IVAS y el antecedente del hackeo que podía afianzar la confianza de la gestión demócrata sobre Microsoft, lo cierto es que volverán a llamar a licitación del “JEDI Cloud”.

A casi dos años de la firma del acuerdo, el Pentágono adujo ahora que la propuesta de la empresa “ya no resulta beneficiosa”.

Cuál será el futuro de JEDI Cloud

Pese a los 10 mil millones de dólares en juego, Microsoft no recibió de mala manera la noticia. La licitación por el sistema de almacenamiento estaba llena de litigios y sospechas: Amazon denunció que la adjudicación no era justa, lo que se sumaba a las críticas que el republicano Donald Trump hacía de Jeff Bezos y su diario Washington Post. Entre los candidatos a quedarse con “JEDI Cloud”, también figuraban Google, Microsoft, IBM y Oracle; pero Amazon se destacaba del resto por su reconocido éxito en el almacenamiento de datos.

Momentáneamente, la administración de Joe Biden decidió que “Joint Warfighter Cloud Capability” haga uso del sistema de almacenamiento. El director del área, John Sherman, no dio certezas respecto a una nueva licitación, aunque no descarta que Microsoft y Amazon ingresen a la gestión del sistema.

El “JED Cloud” todavía no comenzó a implementarse debido al freno que le impuso el proceso judicial comenzado Bezos.

El objetivo de la actual administración seguramente esté marcado por “ganar tiempo” con este programa, y también reestructurar Defensa, tal como lo sugirió el propio canal oficial del Departamento.

El último 9 de abril, el secretario de Estado informó que Biden solicitó un aumento del presupuesto del Pentágono hasta 715.000 millones de dólares. El justificativo fue “buscar nuevos inversores para alinearse a sus prioridades”, algo que adquiere sentido con la cancelación comunicada a Microsoft en el día de hoy. Se desconoce si volverán a apostar por un contrato con esta empresa, tras el antecedente de los cascos de RA por 21 millones de dólares. Tampoco si le darán una oportunidad a Amazon, siendo que el actual presidente señaló a Bezos por supuestamente “no pagar impuestos sobre la renta”. Lo concreto es que cada vestigio de decisiones republicanas se sigue revirtiendo, a casi seis meses de la asunción del nuevo gobierno.