A pesar de los múltiples llamados de la comunidad internacional a desmilitarizar el espacio, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos presentaría en los próximos meses un arma espacial, según declararon medios de ese país. El dispositivo, además de ser una amenaza para la paz fuera del planeta, tendrá un uso político: sería para mostrarle a Rusia y China nuevos desarrollos antisatélites.

La presentación del arma fue planeada en primer lugar para el Simposio Espacial Nacional programado para agosto, según especificó el portal Breaking Defense citando a diferentes fuentes. Sin embargo, la retirada de tropas de Afganistán —"todas las armas del aparato de seguridad nacional apuntaban a Kabul"— y sus ya conocidas consecuencias hicieron que la presentación finalmente se retrase para septiembre.

La aprobación de semejante aparato, al menos así lo anunciaron los medios con acceso a información confidencial, depende de la Directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, y del presidente Joe Biden. Este arma secreta, supuestamente, puede destruir o inutilizar satélites y naves espaciales, informó Breaking Defense.

Según trascendió, Estados Unidos apunta a realizar una demostración real de un arma secreta, que supuestamente es capaz de destruir o inutilizar un satélite o una nave espacial, también conocidas como Objetos Voladores No Identificados (OVNIS).

Informes secretos de los EE.UU.

Expertos del estudio de cartas e informes secretos de los Estados Unidos sugirieron que este sistema, todavía sin nombre, puede llegar a involucrar una variedad de dispositivos, desde "un láser móvil terrestre utilizado para cegar satélites de reconocimiento opuestos, hasta bloqueadores de radiofrecuencia activados por proximidad integrados en ciertos satélites militares, hasta un sistema de microondas que puede borrar la electrónica cargada en satélites de guardaespaldas maniobrables ".

Por otra parte, hay fuentes que dudan de que el sistema de armas involucre "un interceptor terrestre cinético".

Desclasificación sobre armas espaciales

La mayoría de los altos funcionarios habrían apoyado la degradación de los sistemas de alto rendimiento, citando la necesidad de demostrar poder y "la creciente amenaza del contraespacio extranjero para los legisladores, el público y las naciones aliadas / socias".

Los opositores a la desclasificación enfatizaron que las autoridades debieron "haber concebido la capacidad de la idea de que lo revelarían. Necesitamos diseñar cosas que puedan ser reveladas sin eliminar su efectividad y sin causar una escalada", dijo una fuente.

Esta no es la primera vez que Estados Unidos intenta establecer un sistema de protección militar basado en órbita. En la década de 1980, el programa militar de Estados Unidos creó el proyecto de defensa que se conoció como Proyecto Star Wars , que, después de muchos reveses, fue archivado. En los últimos años, otros países, como China y Rusia, han desarrollado proyectos espaciales que contribuyen a la militarización del espacio.

La batalla por el espacio continúa escalando y no únicamente en el plano político internacional. Ya Elon Musk, Jeff Bezos y Richard Branson demostraron que buscan dominarlo antes que sus contrincantes, por lo que ya planean viajes continuos y hasta una posible colonización de la Luna. Por otra parte, Estados Unidos y Rusia compiten por la opinión pública, y ya han desarrollado proyectos para realizar películas filmadas allí, y Tom Cruise ya está involucrado.