La Cámara de Senadores italiana inició el debate de la nueva ley electoral impulsada por el oficialismo del mayoritario Partido Democrático (PD), que ya tuvo media sanción en Diputados, y que tiene el consenso de las fuerzas de centroderecha, Fuerza Italia, y de la ultraderecha, Liga Norte, y el rechazo del centrista Movimiento Cinco Estrellas (M5E).

Los senadores iniciaron el debate de la denominada “Rosatellum bis”, la norma que prevé un sistema mixto entre mayoritario y proporcional para asignar las 630 bancas de la Cámara Baja y las 315 de la Alta, promoviendo la formación de coaliciones para alcanzar el 40% de los votos que se requiere para la formación de gobierno. Como ya hizo durante su aprobación en Diputados, el gobierno decidió poner la moción de confianza sobre cinco artículos de la ley, para blindar su tratamiento en el recinto y evitar el voto secreto. Según el cronograma oficial, la votación final iniciará el jueves a las 12 locales (7 de Argentina).

El proyecto de ley, impulsado por el diputado del PD Ettore Rosato, cosechó desde el inicio el apoyo además de los dos grandes partidos de la centroderecha, que reclaman una rá- pida convocatoria a elecciones y que vieron en la iniciativa un estímulo a presentar un candidato único a la Presidencia del Consejo de Ministros.