El papa Francisco llegó ayer a Perú, en una visita oficial y apostólica de tres días que lo llevará a la ciudad amazónica de Puerto Maldonado, a la norteña Trujillo y a Lima, donde el domingo celebrará una misa de cierre en la que se espera una concurrencia de 1 millón de personas.

El avión Airbus 321 de la compañía Latam que transporta al pontífice y su séquito arribó al aeropuerto internacional Jorge Chávez, de Lima, a las 16.32 hora local (21.32 GMT), procedente de la ciudad de Iquique, en Chile, país que visitó en la primera parte de su sexto gira pontificia por Latinoamericana.

El papa fue recibido a pie del avión por el presidente de Perú, Pedro Pablo Kucyznski,acompañado de su esposa, la primera dama Nancy Lange, el gabinete de ministros y el arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, entre otras autoridades locales y eclesiásticas.

El papa Francisco recorrió una alfombra roja instalada a los pies del avión que de Latam que lo trajo al país junto al presidente peruano. Recibió honores de jefe de Estado y luego se escucharon las notas de los himnos del Vaticano y el del Perú. También se entonó el "Aleluya" que estuvo a cargo de la orquesta sinfónica.

"Que canten los niños" de José Luis Perales fue el fondo musical que acompañó el saludo que dieron las autoridades del Perú al papa Francisco, entre las cuales estuvieron el presidente del Congreso, Luis Galarreta, y el presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez.

Una vez concluido el saludo protocolar, el sumo pontífice se dirigió a la residencia de la Nunciatura Apostólica, ubicada en el distrito limeño de Jesús María, donde lo esperaban miles de jóvenes, y que es el lugar donde descansará antes de viajar hoy hacia la Amazonía, donde seguirá con su gira pastoral por la región.