El Tribunal Supremo de España desestimó la petición presentada por varios miembros del partido opositor Ciudadanos, para suspender cautelarmente los indultos concedidos por el Gobierno la semana pasada a nueve líderes independentistas catalanes que seguían en prisión por la causa del 'procés', el fallido e ilegal intento de independizar Cataluña en 2017.

Según informó al alto tribunal a través de un comunicado, los magistrados del Supremo rechazaron la petición "al no apreciar la concurrencia de circunstancias de especial urgencia para tramitar dicha suspensión", informó el sitio web Sputnik.

Entre otros argumentos, el Supremo no considera justificada la alegación de la demanda de que la puesta en libertad de los indultados —hecho que se materializó el 23 de junio— aumenta la posibilidad de que estas personas huyan de la justicia o cometan nuevos actos delictivos.

En concreto, los magistrados consideran que estas alegaciones se formularon de forma "genérica" sin "ninguna justificación que permita apreciar la inmediata materialización de tal riesgo".

Tramitación

Asimismo, el Supremo no considera justificada la afirmación de que la urgencia en la puesta en libertad de los indultados debería corresponder la urgencia en la atención de la medida cautelar de suspensión. "Dicho planteamiento no parece tomar debidamente en consideración que estamos en presencia del derecho fundamental a la libertad de toda persona, reconocido y garantizado en el artículo 17 de la Constitución, del que nadie puede ser privado sino en los casos y en la forma previstos en la ley, en este caso en virtud de la correspondiente resolución judicial que da cobertura legal a la privación de libertad de los condenados", indica el tribunal.

Denegada la cautelarísima, los magistrados ordenan tramitar ahora la llamada petición cautelar, esta vez sí dando a la Abogacía del Estado un plazo de cinco días para formular alegaciones a la suspensión, en los mismos términos que solicitan los representantes de Ciudadanos.

En este caso, Ciudadanos presentó su recurso no como partido político sino a título individual, basado en que su líder, Inés Arrimadas, el actual portavoz en Cataluña, Carlos Carrizosa, y José María Espejo eran diputados del Parlament cuando se aprobaron las leyes de desconexión, en septiembre de 2017, y resultaron perjudicados por el procés.