Las ventas del comercio minorista brasileño, uno de los motores económicos del país, subieron un 1% en julio último en comparación con junio, informó el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

De acuerdo con el reporte, se trató del tercer crecimiento mensual consecutivo y del mejor resultado para julio desde 2013.

En julio pasado, las ventas del comercio minorista aumentaron un 4,3% en comparación con igual mes de 2018 y reflejaron el mejor resultado desde noviembre del año pasado (4,5 por ciento).

En el acumulado del año, las ventas del sector crecieron un 1,2% en comparación con los primeros siete meses de 2018, mientras que en los últimos 12 meses hasta julio anterior, el aumento fue del 1,6 por ciento.

"Con este resultado, el sector minorista recupera el nivel de ventas próximo a junio de 2015, pero todavía se encuentra un 5,3% por debajo del nivel récord alcanzado en octubre de 2014", resaltó el IBGE.

Siete de las ocho actividades analizadas mostraron un crecimiento en sus ventas, en que destacó el rubro de artículos de uso personal y doméstico con 2,2%, mientras que supermercados, productos alimenticios, bebidas y tabaco lo hizo en 1,3 por ciento.

El IBGE atribuyó el alza en las ventas al aumento de la población ocupada y a mejores condiciones del crédito para las familias.

"Esto tiene un impacto en las ventas de hipermercados, que es una actividad básica", según la entidad.

En 2018, las ventas del comercio minorista brasileño crecieron un 2,3%, el mejor resultado en 5 años.