La tasa de desempleo en Brasil subió a 14,6% en el trimestre julio-setiembre, frente a 14,4% en el periodo junio-agosto, marcando su tercer récord histórico consecutivo en una economía golpeada por la pandemia de coronavirus, informaron ayer fuentes oficiales.

En total, 14,1 millones de personas se hallaban en el tercer trimestre en busca de trabajo, precisó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), que realiza sus mediciones en trimestres móviles.

Los datos de julio-setiembre son ligeramente mejores que la expectativa promedio de 14,8% de las instituciones y los analistas consultados por el diario Valor.

En el mismo periodo de 2019, el desempleo era de 11,8 por ciento. Desde entonces el contingente de personas que buscan trabajo tuvo un incremento de 1,6 millones.

Los datos muestran más tristes récords desde el inicio de la serie histórica en 2012, como el de 5,9 millones de personas desalentadas de buscar empleo (+1,2 millones en comparación interanual). Se denomina así a quienes desistieron de buscar trabajo por falta de oportunidades, y, por lo tanto, no figuran en las estadísticas de desempleo.

La población ocupada (82,5 millones) llegó a su nivel más bajo de la serie, con un aumento de 11,3 millones respecto al tercer trimestre del año pasado, precisó el IBGE.