El desempleo bajó en 112.400 personas en 2019, lo que supone un 3,4% menos que en 2018, registrando su séptimo descenso anual consecutivo. No obstante, este retroceso es inferior a los experimentados en los cinco años anteriores, aunque superior al de 2013, cuando el desempleo bajó en 85.400 personas. En comparación con 2018, el paro bajó en 2019 cuatro veces menos.

La tasa de paro se situó al finalizar 2019 en el 13,78%, porcentaje seis décimas inferior al de 2018 y su nivel más bajo en once años, y el número total de desempleados cerró el ejercicio en 3.191.900 personas, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por su parte, el empleo creció en 2019 en 402.300 personas, un 2,06% respecto a 2018, logrando su sexto aumento anual consecutivo. No obstante, al igual que ocurre con el paro, el incremento de la ocupación registrado en 2019 es el menor desde 2013, cuando España destruyó 204.200 puestos de trabajo. En los seis años en los que la economía española lleva creando empleo se han generado en total algo más de 2,8 millones de puestos de trabajo.

De esta forma, 2019 finalizó con 19.966.900 ocupados, la cifra más alta desde los últimos once años y con 3.191.900 desempleados, el menor dato en un cierre de año desde 2007.