El Gobierno de facto de Bolivia dio un ultimátum al Legislativo para que en dos días evalúe el llamado a elecciones.

El ultimátum se dió horas después de que el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), aprobara por amplia mayoría la propuesta presentada por Colombia y Brasil para pedir a las autoridades bolivianas que convoquen "urgentemente" a elecciones.

Con 26 votos a favor, tres en contra, cuatro abstenciones y una ausencia, el consejo permanente de la OEA aprobó durante una sesión ordinaria el proyecto de resolución que insta al gobierno de la autoproclamada presidenta interina Jeanine Áñez a "convocar urgentemente elecciones", en cumplimiento del mandato constitucional y adoptando un calendario electoral que brinde todas las garantías democráticas.

Asimismo, instó a todos los actores políticos y a la población en general al "inmediato cese de la violencia" y exigió a las autoridades garantizar el respeto y la protección de los derechos humanos.

El pleno rechazó una enmienda de Uruguay para calificar la llegada Áñez al poder como un quiebre institucional en virtud del golpe al ex presidente Evo Morales, una conclusión en la que también coincidieron México y Nicaragua.

En tanto, el Gobierno interino endureció el pulso con la Asamblea Legislativa, donde el Movimiento al Socialismo (MAS) es mayoría, y le fijó como plazo dos días a partir de ayer, para que aborde el tema con urgencia.

El ministro interino de la Presidencia, Jerjes Justiniano, señaló que, luego de una semana desde que Áñez asumió la Presidencia provisional, "existe preocupación" porque no hay aún "una ley electoral modificatoria del Régimen Electoral y eso no depende del Ejecutivo, depende del Legislativo que no puede sesionar, que no puede funcionar".

Justiniano explicó que si vence el plazo se llamará a elecciones mediante un decreto, "es una de las probabilidades, pero es la última que estamos manejando (...) queremos seguir esperando la decisión, que esto sea parte de la Asamblea Legislativa".

Por su parte, a presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, dijo que el Legislativo tiene plena disposición para iniciar el proceso que lleve a nuevos comicios.

"No queremos más sangre", aseveró, tras denunciar un decreto presidencial que exime a las fuerzas del orden de responsabilidad penal si actúan de forma proporcional y en legítima defensa, lo que ha sido rechazado desde varios sectores del país. Hasta ayer eran 27 las víctimas fatales desde el inicio de la crisis política en Bolivia.

noticias relacionadas