El gobierno de Jair Bolsonaro prepara el programa "Adopta un parque" con el objetivo de inyectar inversión privada a través de la venta de espacios en la selva del Amazonas. En concreto, se trataría de 132 áreas equivalentes al 15% del ecosistema en peligro de extinción.

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, explicó que el objetivo es permitir a los fondos de inversión, que han criticado la deforestación del Amazonas, realizar acciones concretas para evitarla: "La respuesta del Gobierno de Brasil es que hemos estructurado instrumentos para vosotros, los fondos, para que nos ayudéis a cuidar el Amazonas. Participad, supervisad y actuemos juntos en esto", señaló en declaraciones a "Financial Times".

El programa "Adopta un parque" permitirá a fondos internacionales, bancos y compañías pagar por preservar alguna de la 132 áreas disponibles. "Es una acción concreta que os permite hacer algo concreto por el Amazonas, con la ayuda del Gobierno", remarcó Salles.

Recientemente, un total de 29 inversores de nueve países diferentes, que gestionan diferentes activos por unos 3,7 billones de dólares, remitieron una carta abierta a las autoridades brasileñas para que revisen sus políticas en materia de deforestación en la selva amazónica.