El Gobierno del Reino Unido recurrirá al Ejército en busca de conductores que ayuden a compensar la falta de camioneros, un problema que está afectando a la cadena de suministro de alimentos y otros artículos esenciales en el país.

Así lo indica una información del Daily Mail reflejada por el sitio web RTenespañol, en la que se señala que es inminente la presentación de una solicitud formal de asistencia por parte del Ejecutivo ante el Ejército británico, con lo que se espera que el Cuerpo Real de Logística y otros regimientos envíen unos 2.000 conductores de vehículos pesados.

A finales de julio, la Asociación de Transportistas por Carretera de Reino Unido advirtió que había una escasez de 100.000 camioneros, lo que ha provocado interrupciones en la cadena de suministros, que se tradujeron en estanterías vacías en tiendas y supermercados.

Reglamentaciones

La escasez de conductores de camiones comenzó a manifestarse después del  Brexit, cuando muchos trabajadores de la Unión Europea tuvieron que salir de territorio británico. Además, su contratación se ve ahora dificultada, porque las nuevas reglas migratorias reservan las visas de trabajo a las personas más calificadas, lo que excluye a los camioneros.

Por otra parte, el bloqueo provocado por la pandemia del covid-19 provocó demoras en las pruebas para la obtención del permiso de conducción de camiones.

El problema se agravó a raíz de una "controvertida aplicación" del Servicio Nacional de Salud, que envía una notificación a los usuarios pidiéndoles que se aíslen por haber estado en contacto con un posible infectado con coronavirus, por lo que muchos camioneros y trabajadores de otros sectores han tenido que quedarse en casa.

La Federación de Distribuidores Mayoristas del Reino Unido y algunas cadenas de supermercados ya sugirieron en junio la intervención militar como medida para evitar una crisis en la cadena de suministros, por lo que ahora critican la tardía reacción del Gobierno. Asimismo, consideran que la medida es un alivio a corto plazo que no puede solucionar la escasez de 100.000 camioneros.

Cierre de pubs

Si bien hay muchos conductores que son repartidores de comercios online, también faltan transportistas de petróleo, de leche y de todo tipo de materiales. Una tormenta similar está ocurriendo entre trabajadores “esenciales” de supermercados, como son cajeros o repositores, que ocupaban en la mayoría de los casos trabajadores emigrantes y pobres.

Por si fuera poco, los británicos se lamentan de que el 25% de los clubes y bares está a punto de tener que cerrar y no por restricciones sanitarias al ocio nocturno, sino por falta de personal.

Además, ese golpe al empleo perjudica en mayor grado a las pymes y minoristas, ya que son las que menos incrementos salariales pueden permitirse.