Un total de 592 ministros, viceministros y otras autoridades del depuesto gobierno de Evo Morales, incluido el mismo líder indígena ahora exiliado en Buenos Aires, serán investigados por corrupción al margen de procesos ya activados por sedición y terrorismo, anunció el Gobierno de facto de Jeanine Áñez.

"Con objeto de recuperar activos y dinero del Estado que fue desviado, (...) se decidió iniciar las investigaciones contra 592 exautoridades del Órgano Ejecutivo del anterior gobierno, de los últimos 14 años, que estuvieron ejerciendo el poder", dijo en una conferencia prensa el director contra la corrupción, Mathías Kutschel, según reportó el sitio web Sputnik.

Señaló que la investigación de fortunas fue acordada el 7 de enero entre el gobierno y representantes del Banco Mundial y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en el marco de Iniciativa global para la Recuperación de Activos Robados (STAR, por sus siglas en inglés) de la cual forma parte Bolivia.

Kustchel indicó que la investigación seguirá los lineamientos de la Ley 004 de Lucha Contra la Corrupción, Enriquecimiento Ilícito e Investigación de Fortunas Marcelo Quiroga Santa Cruz, denominada así en homenaje a un lider socialsita asesinado por una dictadura militar y promulgada por Morales en 2010.

El programa STAR permitirá la coordinación internacional necesaria para la devolución al Estado boliviano de los activos presuntamente robados por exautoridades, añadió.

El anuncio de la investigación fue hecho al día siguiente de que agentes de migración detuvieran en el aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz a una mujer que pretendía viajar a Buenos Aires llevando supuestamente una "importante" cantidad de dinero para el expresidente Morales, según las autoridades.

Kustchel evitó dar cifras del presunto daño económico que la corrupción atribuida a pasadas autoridades habría causado al Estado, señalando solo que la investigación abarcaría tanto a cuentas bancarias como a diversos bienes de Morales y sus colaboradores.