El gobierno de Colombia emitió un decreto que le abre a los integrantes de los Grupos Armados Organizados (GAO) la posibilidad de desmovilizarse y someterse a la Justicia de manera individual.

En el decreto 601, firmado por el presidente Iván Duque, se establece que será el Alto Comisionado para la Paz -designado por el mandatario para asesorarlo en políticas de paz, diálogos y acuerdos- el que verifique "la voluntad real de paz", de "reinserción a la vida civil" y de "sometimiento a la Justicia" de los integrantes de los GAO que deseen dejar las armas.

Al respecto, el alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, manifestó que "ésta es una nueva oportunidad para que los miembros de los grupos armados organizados puedan tener una ruta para ello".

Los GAO, según la ley 1908 de 2018, son "aquellos que, bajo la dirección de un mando responsable, ejerzan un control tal sobre una parte del territorio que les permita realizar operaciones militares sostenidas y concertadas".

Según el Consejo de Seguridad Nacional, son:

  • El Ejército de Liberación Nacional (ELN), el único al que se le reconoce "carácter político".
  • Las disidencias, o ex integrantes de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
  • El Clan del Golfo y disidencias del Ejército Popular de Liberación (EPL).
  • Los Caparros, fracción disidente del Clan del Golfo.