El gobierno de Irlanda anunció la realización de un referéndum sobre el aborto para decidir si se deroga la actual enmienda, una de las más restrictivas en Europa, que sólo permite la interrupción del embarazo si peligra la vida de la madre.

"El gabinete dio la aprobación formal para celebrar un referéndum sobre el aborto que tendrá lugar a finales de mayo", dijo el primer ministro irlandés, Leo Varadkar. A los votantes se les preguntará si desean derogar la octava enmienda de la Constitución, que se aprobó en 1983 y que consagra el derecho a la vida tanto de la madre como del no nacido.

La actual ley, aprobada en 1983, prohíbe la interrupción voluntaria del embarazo en casos de violaciones, incestos y anomalías fetales.

Pero, desde 2013, se permite la interrupción del embarazo cuando la vida de la madre corre peligro, lo que incluye la amenaza de suicidio.

El 56% de los ciudadanos irlandeses está a favor del derecho al aborto hasta las 12 semanas de gestación, según un sondeo publicado el viernes pasado por The Irish Times, la primera encuesta a nivel nacional sobre el tema.