La Corte de Apelaciones de la ciudad chilena de Rancagua revocó un fallo de primera instancia y sobreseyó de forma definitiva a Sebastián Dávalos Bachelet, hijo de la presidenta chilena, Michelle Bachelet, en el llamado Caso Caval, después de tres años de investigación.

El tribunal de alzada, tras escuchar alegados de las partes, aceptó un recurso presentado por la defensa de Dávalos y anuló una resolución del Tribunal de Garantía de Rancagua, que el pasado 18 de diciembre rechazó, por cuarta vez, una solicitud de sobreseimiento, por considerar que no había claridad sobre la participación o no del hijo de Bachelet en los hechos investigados.

En la audiencia, la defensa de Dávalos reiteró que después de tres años de investigación, no había sido imputado formalmente por los delitos de tráfico de influencias, lavado, revelación de secreto, uso de información privilegiada y negociación incompatible de los que le acusó la Fiscalía a comienzos de 2015.

Se acoge la solicitud planteada por la defensa del imputado Jorge Alberto Sebastián Dávalos Bachelet, dictaminándose por ende a su respecto, el sobreseimiento definitivo de la presente investigación en relación a los ilícitos antes mencionados, señala el fallo de la Corte en su parte resolutiva.

El caso se refiere a una compra de terrenos que serían urbanizados en la localidad de Machalí por parte de la empresa Caval, de la que Natalia Compagnon, esposa de Dávalos, es socia y está imputada formalmente por delitos tributarios.

El negocio, que tuvo cuantiosas ganancias, fue financiado con un préstamo de 6.500 millones de pesos chilenos (9,7 millones de dólares) que concedió personalmente a Caval el dueño del Banco de Chile, Andrónico Luksic.

Con esos recursos se compraron los terrenos, que después se vendieron por más de 9.000 millones de pesos (unos 13,5 millones de dólares).

El caso provocó a comienzos de 2015 la renuncia de Dávalos al cargo de director sociocultural de la Presidencia, que ostentaba en el Gobierno de su madre, cuya aprobación se desplomó desde entonces y se mantuvo en niveles del 20% hasta hace pocos meses, cuando empezó a remontar, ya en las postrimerías de su mandato.