El juez brasileño Sergio Moro, quien lideró la operación anticorrupción Lava Jato y dispuso la detención del ex presidente Lula Da Silva aceptó integrar el Gabinete del presidente electo Jair Bolsonaro para ser el próximo ministro de Justicia, a partir del 1 de enero. También informó que los procesos de la operación Lava Jato seguirán en la ciudad de Curitiba (sur) con los jueces locales y que para "evitar controversias" ya no participará en más audiencias.

Moro se desplazó hasta Río de Janeiro y se reunió durante cerca de una hora y media con Bolsonaro, quien ya había manifestado su interés de que el magistrado fuera ministro de Justicia o magistrado del Tribunal Supremo de Brasil cuando se abriese la próxima vacante.

"Después de la reunión personal en la cual fueron discutidas políticas para la cartera, acepté honrado la invitación. Lo hice con cierto pesar porque tendré que abandonar 22 años de magistratura", señaló Moro en un comunicado.

Subrayó que la perspectiva de "implementar una fuerte agenda anticorrupción y contra el crimen organizado, con respeto a la Constitución, a la ley y a los derechos" le llevaron a aceptar la invitación de Bolsonoro. "En la práctica, significa consolidar los avances contra el crimen y la corrupción de los últimos años y alejar riesgos de retrocesos por un bien mayor", agregó.Moro tomó la decisión después de reunirse durante casi dos horas con el próximo presidente de Brasil en su casa de Río de Janeiro.

Por su parte, el presidente electo confirmó que Moró asumirá como ministro de una supercartera que fusionará los ministerios de Justicia y Seguridad Pública, que en el Gobierno de Michel Temer son dos ministerios independientes

Bolsonaro ganó las elecciones en buena parte gracias a su discurso de mano dura contra la corrupción y a partir de la exclusión de Lula Da Silva por lo que no pudo postularse por la condena que le impuso Moro por corrupción y blanqueo de dinero. Esa decisión y el dictado de prisión fue una decisión que luego confirmaron otras instancias judiciales. Por ese motivo, el derechista compitió contra Fernando Haddad en representación del Partido de los Trabajadores, y lo venció en segunda vuelta.

Para la mayoría de los brasileños el magistrado es un héroe nacional, pero en buena parte del ámbito progresista es visto como un juez parcial que traspasó sus límites para intentar influir en la política nacional.

noticias relacionadas

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos