En la primera diferencia pública tras la histórica cumbre del martes en Singapur, el líder norcoreano, Kim Jong Un aseguró ante la prensa de su país que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le ofreció levantar las sanciones contra su régimen.

La información contrasta con declaraciones de Trump que aseguró que las restricciones económicas seguirán, y con la declaración conjunta firmada por ambos líderes que elude la cuestión.

Además de señalar la suspensión de los ejercicios militares de EE.UU. y Corea del Sur en la península, la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) afirmó en la primeras informaciones publicadas desde que Kim regresó al país que Trump se comprometió a establecer "garantías de seguridad" no especificadas para Pyongyang, y que "levantará las sanciones en su contra".

El presidente estadounidense afirmó que las sanciones se mantendrán, al menos hasta que Corea del Norte comience a abandonar su arsenal nuclear

Pero hubo ligeras diferencias en los comentarios recientes entre altos funcionarios estadounidenses sobre si eso significa que Corea del Norte debe primero completar la desnuclearización y verificarla, o si algunos pasos de buena voluntad serían suficientes.

El mismo Trump dió a entender que había un cierto margen de maniobra, al decir que el alivio de las sanciones podría llegar incluso antes de que se verifique la "desnuclearización completa de la península de Corea". "Espero que sea pronto", dijo el martes en una sesión informativa con los periodistas de una hora de duración. "En cierto punto, realmente espero retirarlas".

La declaración firmada el martes por Trump y Kim escaseó en detalles aparte de repetir la promesa de Corea del Norte de avanzar hacia la "desnuclearización completa" y la promesa de Trump de una garantía de seguridad. Mencionó un plan para que los altos funcionarios, encabezados por el lado estadounidense por el Secretario de Estado Mike Pompeo, continúen hablando.

Trump dijo varias veces que hay cosas de las que él y Kim hablaron, y estuvieron de acuerdo, que no están incluidas en el documento formal. Por lo demás, tanto la agencia estatal y como el diario Rodong, el principal rotativo norcoreano pro régimen, celebraron los resultados de la cumbre de Singapur, en lo que supone la primera versión de los medios de propaganda del hermético régimen sobre el resultado del histórico encuentro.

También señalaron que ambos mandatarios aceptaron la invitación a visitar sus respectivos países. "Los dos líderes aceptaron con mucho gusto las invitaciones mutuas, convencidos de que servirán como otra importante ocasión para mejorar las relaciones entre la RPDC (República Popular Democrática de Corea, nombre oficial de Corea del Norte) y EE.UU.", señaló la KCNA.