El magnate mexicano Carlos Slim, de 80 años, uno de los hombres más ricos del mundo, contrajo coronavirus, aunque únicamente mostró "síntomas menores" por más de una semana.

Apenas minutos antes del cierre de las bolsas de México y Nueva York, uno de los hijos de Slim, Carlos Slim Domit, informó en la red Twitter que el dueño de América Móvil había ido a un hospital público "para análisis clínicos, monitoreo y tratamiento oportuno".

"Está muy bien, ha tenido una evolución muy favorable al Covid-19 a más de una semana de síntomas menores", añadió Slim Domit, que no detalló cuándo fue diagnosticado su padre.

Slim es el hombre más rico de América latina, con una fortuna estimada en USD59.900 millones, según la revista Forbes, que lo coloca en el puesto 21 de los millonarios del mundo.

América Móvil es la telefónica dominante en el mercado latinoamericano y tiene presencia en Europa, Austria y Estados Unidos.

El contagio de Slim se conoce un día después de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunciara haber dado positivo al Covid-19, reportó la agencia AFP.

José Kuri Harfush, un empresario cercano a Slim que fue consejero en dos firmas del magnate, falleció por complicaciones relacionadas con el coronavirus en julio pasado a los 71 años.

Fundación Slim y AstraZeneca

A través de la Fundación Slim, mediante la cual realiza tareas de filantropía, el magnate mexicano se convirtió en una pieza clave para la llegada de la vacunación masiva contra el coronavirus a toda América latina.

En agosto pasado, la fundación anunció que había llegado a un acuerdo con el laboratorio británico AstraZeneca para financiar la fabricación a escala masiva de la vacuna que desarrolla junto a la universidad de Oxford

Esto permitió comenzar a fabricar el antídoto a riesgo, aun antes de que concluyeran los ensayos en fase 3. Gracias a ello, la presencia de esta vacuna en la región se adelantará aproximadamente un año.

La vacuna está siendo producida actualmente en la Argentina, por parte del laboratorio mAbxience, pero debe ser enviada a México para ser envasada antes de que pueda ser distribuida. El primer cargamento, que permitirá elaborar 6 millones de dosis, ya fue trasladado a ese país desde Buenos Aires la semana pasada.