Mientras turistas internacionales desfilan por los aeropuertos de España, el miedo al covid-19 dejó a la mayoría de españoles confinados en territorio nacional y con pocas intenciones de salir de vacaciones.

"Se está demandando más a corta distancia y media que a larga​​​. Es decir, destinos nacionales y capitales europeas. Esto viene dado por el miedo y la resistencia a realizar viajes, pero también por los mercados aún cerrados", explica a Sputnik Carlos Garrido, presidente de Confederación Española de Agencias de Viaje (CEAV).

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del Gobierno de España dio a conocer recientemente su barómetro mensual sobre cuestiones de interés para la sociedad española.

La encuesta, del mes de julio, reveló que la mitad de los ciudadanos no tiene planes para marcharse de vacaciones este julio y agosto, como es habitual, mientras que cerca del 5 por ciento todavía tiene dudas.

De los que sí viajarán este verano (el 45 por ciento), la gran mayoría lo hará dentro de España (89 por ciento), mientras que solo un 7 por ciento prevé desplazarse al extranjero durante sus días de descanso.

El repunte nacional de contagios de covid-19 y las restricciones impuestas por los vecinos europeos y terceros países a viajeros de la Península enturbian las perspectivas para un verano que, gracias a la vacunación, iba a ser la gran recuperación del turismo.

EL COVID Y LA CRISIS IMPIDEN VIAJAR

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el primer trimestre de 2021 un 97 por ciento de trayectos de los españoles tuvieron como destino el territorio nacional, frente a un 3 por ciento en el extranjero.

Meses más tarde, a finales de julio y con más del 50 por ciento de población inmunizada, los españoles siguen reacios a salir de su residencia habitual.

Pese a la implantación del Certificado Verde Digital de la UE, la realidad es que las medidas aplicadas por varios países europeos -cuarentenas, PCR obligatoria, vacunación completa- descorazonan a la hora de viajar.

Garrido cuenta que el incremento de normas y requisitos ha llevado a más españoles a recurrir a las agencias de viaje, frente a la opción de hacer sus reservas directamente por Internet.

"Informamos de cambios en los destinos, restricciones, aplicamos tarifas flexibles, facilitamos pruebas médicas y hacemos seguros específicos para cualquier contingencia en destino", explica el presidente de la patronal.

Sin embargo, un grueso de la población prefiere quedarse en España, también a causa de la crisis económica que sigue lastrando la actividad de los hogares.

El informe de verano 2021 del Observatorio Nacional del Turismo Emisor (ObservaTUR) de España sitúa los problemas de dinero como "la causa principal para no viajar este verano" para un 40 por ciento.

Según el estudio, el presupuesto para viajar es cada vez más bajo, de 566 euros por persona frente a los 719 de 2018, e inferior a los 1.000 euros para el 54 por ciento.

El temor a la pandemia es el segundo motivo para no irse de vacaciones (24 por ciento) y mantiene a cuatro de cada diez personas pendientes de hacer sus reservas por "estar esperando a la evolución de la situación sanitaria".

La tercera justificación, del 15 por ciento, afirma que las vacaciones "en las actuales circunstancias, aún con medidas de seguridad, resultan poco atractivas".

VACACIONES MÁS PRIVADAS Y CERCA DE CASA

Sin planes para marcharse al extranjero, dentro de las fronteras los destinos más populares son los de playa, elegidos por seis de cada diez personas, seguidos de los rurales (20 por ciento) y urbanos (15 por ciento).

La mayoría de veraneantes tienen previsto utilizar su propio vehículo (79 por ciento) frente al avión (18 por ciento) y el tren o el autobús (9 por ciento).

En cuanto al alojamiento, cerca del 40 por ciento pasará las vacaciones en una segunda residencia o una vivienda cedida por familiares o amigos, el 30 por ciento en hotel y el 20 por ciento de alquiler.

Según Garrido, se están buscando principalmente "destinos poco masificados, de naturaleza o resorts", con preferencia por actividades "al aire libre o individualizadas" frente a los itinerarios.

Las tendencias de viaje para esta temporada estival muestran que, ante todo, la principal preocupación de los españoles a la hora de viajar este verano sigue siendo el coronavirus.

Casi un 53 por ciento de los encuestados del sondeo del CIS ve necesario implantar medidas sanitarias adicionales para tener unas vacaciones seguras, como limitar el aforo de playas y piscinas, incrementar la seguridad en actividades turísticas o volver al uso obligatorio de mascarilla.

En plena quinta ola pandémica y con la variante delta circulando por todo el país, algunas regiones volvieron al toque de queda y otras se plantean pedir el certificado covid para entrar en bares y restaurantes.

Con gran dosis de paciencia, los españoles se resignan a pasar otro verano lejos de la ansiada normalidad.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19