Mientras Estados Unidos sufre los bajos niveles de vacunación y la expansión del coronavirus (Covid-19) con la variante Delta, especialmente en distritos que votaron a Donald Trump; congresistas del partido republicano presentaron un informe que, supuestamente, demuestra que la enfermedad escapó de un centro de invesitgación de China. Pese a que el Gobierno de Xi Jinping ya había hablado en contra de esta acusación, la agencia estatal de noticias Xinhua publicó un video donde exhibe que el SARS-CoV-2 ya estaba presente en otras partes del mundo antes del primer caso de Wuhan, por lo que "es hora de mirar más allá"

Según el documento de los congresistas, existen "grandes pruebas" de que científicos del Instituto de Virología de Wuhan (WIV) —con la ayuda de expertos estadounidenses y de fondos de los gobiernos chino y estadounidense— se encontraban trabajando para modificar los coronavirus con el fin de infectar a los seres humanos y que dicha manipulación podía ocultarse.

Una fuente familiarizada con las evaluaciones actuales de los servicios de inteligencia dijo que los cuerpos de inteligencia estadounidense no llegaron a ninguna conclusión sobre si el virus procede de animales o del WIV, reportó Reuters.

Las miradas apuntan al Instituto de Virología de Wuhan

El trabajo, presentado por Mike McCaul, líder republicano de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, insta a una investigación bipartidista sobre los orígenes de la pandemia. Sin embargo, ya existe un estudio en marcha, ordenado por el presidente Joe Biden. El mandatario le dio al comité de inteligencia de Estados Unidos 90 días para averiguar el origen del virus, por lo que a fines de agosto deberian existir nuevas respuestas

¿Qué dice el informe republicano? Según la investigación, el Covid-19 fue "liberado accidentalmente de un laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan en algún momento antes del 12 de septiembre de 2019", porque esa fecha es cuando la base de datos pública del instituto de muestras y secuencias de virus se desconectó en medio de la noche.

Los congresistas acusan al laboratorio de "condiciones inseguras", ya que en julio y septiembre de ese año se habían renovado los sistemas de tratamiento de desechos peligrosos y aire acondicionado que eran "relativamente nuevos". De esta manera, la hipótesis señala que un sistema de aire acondicionado que no funcionaba correctamente "probablemente dio como resultado una circulación de aire inferior a la ideal ... permitiendo que las partículas permanezcan suspendidas en el aire por más tiempo".

El primer caso se detectó en ciudadano de Wuhan, pero las hipótesis apuntan a que trabajadores del Instituto de Virología fueron los primeros contagiados (AFP)

Así, el virus contagió primero a los empleados del laboratorio, que luego lo esparcieron por el país rápidamente gracias a los Juegos Mundiales Militares de 2019, celebrados en Wuhan en octubre de ese año. 

“Creemos que ha llegado el momento de descartar por completo el mercado de marisco como fuente”, se lee el informe. “También creemos que la preponderancia de las pruebas demuestra que el virus sí se filtró desde el WIV y que lo hizo en algún momento antes del 12 de septiembre de 2019”, agregaron los republicanos.

Las respuestas de China no son suficientes

El Gobierno del Partido Comunista chino respondió en reiteradas ocasiones a las acusaciones de que el virus había sido creado intencionalmente, pero ninguna respuesta bastó. La teoría de que la pandemia fue causada a propósito por China tomó fuerza nuevamente en los últimos meses, después de que China se negara a ser completamente transparente con una investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los orígenes de la pandemia.

Sin embargo, la agencia estatal de noticias china, Xinhua, publicó este martes un video en el que muestra detalladamente los "primeros rastros del Covid-19", mediante una animación donde muestra los siguientes hechos:

  • El 12 de marzo de 2019 había rastros del coronavirus en aguas residuales de Barcelona
  • En noviembre de 2019 había anticuerpos en la piel de un ciudadano de Milán, Italia
  • El ARN del coronavirus estaba presente en aguas residuales de Santa Caterina, Brasil, en noviembre de 2019
  • Entre diciembre de 2019 y enero de 2020 se detectaron anticuerpos en 106 muestras de sangre donadas por ciudadanos de Estados Unidos

"Es hora de mirar más allá de China para encontrar los orígenes del coronavirus", concluye el video, que va en línea con lo que declaró el Gobierno hace una semana, cuando aseguraron que la teoría de que el virus salió de un laboratorio "va en contra de la ciencia". 

"¿De donde viene la teoría que apunta a la violación de los protocolos del laboratorio? La fase segunda no sólo le falta el respeto al sentido común sino a la ciencia. De ninguna manera lo aceptaremos", sentenció Zeng Yixin, viceministro de la Comisión Nacional de Salud, en respuesta a una posible segunda investigación de la OMS en el país. 

Las acusaciones republicanas, entonces, no son tan disparatadas como aseguran en China. Los constantes rechazos y defensas violentas del Partido Comunista no hicieron más que acrecentar las suspicacias. Esto se transmitió inmediatamente a los ciudadanos republicanos, de los cuales un 31% ya dijo que probablemente jamás se vacune, de acuerdo con una encuesta de la universidad de Monmouth. 

Aunque los demócratas ya hicieron de la vacunación un estandarte, tampoco están en completo desacuerdo con la posibilidad de que el coronavirus haya salido de un laboratorio. La investigación insistente de Biden, su actual líder y presidente de su país, viene a causa de un informe de inteligencia de su Gobierno, en el que sugieren realizar una nueva investigación porque todavía no estaba claro el origen real. De hecho, una fuente oficial dijo al Financial Times que había dos teorías: que el virus surgió de un laboratorio o que el virus surgió naturalmente del contacto humano con animales infectados.

Sin respuestas contundentes de China y con cada vez más presiones de Estados Unidos, el origen del coronavirus ya no está tan claro como antes, y, mientras se profundizan las investigaciones crecen las dudas. En un contexto de clara oposición entre Washington y Pekín, donde a cada uno le conviene que al otro le vaya mal, la pregunta es inevitable: ¿hay que creerle a uno de ellos o a ninguno?

El informe completo: