Las ventas minoristas de Estados Unidos aumentaron un 9,8% en marzo respaldadas por las expectativas de un crecimiento económico en el primer trimestre, informó el Departamento del Comercio, dato al que se sumó una fuerte caída de los pedidos de subsidios por desempleo en la última semana.

Según la entidad gubernamental, al excluir los autos, gasolina, materiales de construcción y servicios de alimentos, las ofertas minoristas subieron un 6,9% en marzo luego del descenso revisado de 3,4% en febrero.

Para las autoridades,  informó Associated Press.

Vacunación

Se trata de la mayor suba desde mayo de 2020, en el repunte inicial tras los confinamientos por el coronavirus.

"Con el cheque de estímulo en mano, los consumidores aprovecharon un clima más benigno y el aumento de las vacunaciones para gastar en coches, ir al centro comercial, a los restaurantes y a las tiendas de bricolage", indicó la consultora Oxford Economics.

El nivel de marzo está muy por encima de las expectativas de los analistas, que esperaban un aumento del 5,3% y es incluso mayor que el aumento registrado en enero, del 7,6 por ciento.

En tanto que el número de estadounidenses solicitando prestaciones por desempleo cayó la semana pasada a 576.000, el nivel más bajo desde el inicio de la pandemia y una señal esperanzadora de que los despidos están disminuyendo a medida en que la economía se recupera de la recesión.

El Departamento de Trabajo dijo hoy que las solicitudes se desplomaron en 193.000, de un total revisado de 769.000 la semana previa. Los pedidos de ayuda por desempleo descendieron drásticamente desde alcanzar un pico de 900.000 a inicios de enero.

Dificultades

Para la semana que concluyó el 27 de marzo, 16,9 millones de personas seguían recibiendo pagos por desempleo, comparado con 18,2 millones la semana anterior. Esas cifras indican claramente que, aunque la economía se ha fortalecido en semanas recientes, millones enfrentan una pérdida de empleo o ingresos y han estado pasando trabajos para pagar sus cuentas y el alquiler.

La baja en las solicitudes se produce luego que las empresas añadieron 916.000 empleos en marzo, el mayor total desde agosto, en un indicio de que una recuperación sostenida se está afianzando con la aceleración de las vacunaciones, el levantamiento de las restricciones a los negocios en muchos estados y cuando los estadunidenses se ven más dispuestos a viajar, irse de compras y en general gastar más. La tasa de desempleo cayó a 6%, menos de la mitad del pico de 15% durante la pandemia.

La tasa de desempleo viene cayendo en los últimos meses, desde 14,8% hace un año a 6 por ciento. La última vez que la tasa fue tan baja, las solicitudes semanales estaban en 350.000, muy por debajo del nivel actual.