El presidente de Colombia, Iván Duque, se notificó de los mensajes en contra de su gestión que dejaron las marchas y los cacerolazos registrados en varias ciudades del país la semana pasada, y por eso anunció su disposición para entablar una nueva forma de gobernar, convocando a un diálogo nacional que fortalezca la agenda de política social.

"Estaremos habilitando conversaciones sobre temas que son de sensibilidad del país: cómo avanzar en la lucha contra la corrupción, proteger el medio ambiente y cómo asegurar políticas sociales y económicas de crecimiento con equidad", dijo el mandatario, que ayer mismo se reunió con alcaldes y gobernadores electos de toda Colombia.

En tanto que hoy encabezará una mesa de trabajo con la Comisión Nacional de Concertación laboral y en el transcurso de la semana "continuaremos diálogos con diferentes sectores sociales".

El mandatario también recordó que el viernes le planteó a Colombia empezar una conversación con todos los ciudadanos y "estaré informando con muchos detalles cada una de las instancias que vamos a abordar".

"Tendré conversaciones con alcaldes y gobernadores electos, estaré también en conversación con la Mesa de Concertación Laboral, estaré trabajando con la ministra Educación en las mesas que tenemos con el magisterio y con los estudiantes", anunció Duque.