El presidente estadounidense, Donald Trump, destacó ayer la decisión de China de mandar a un enviado especial a su aliado Corea del Norte, días después de que él mismo presionara a Pekín para que hiciera más para contener las amenazas nucleares de Pyongyang.

“China está mandando un enviado y una delegación a Corea del Norte - Un gran gesto, veremos qué pasa”, tuiteó el presidente.

El ministerio de Relaciones Exteriores chino anunció el miércoles que el enviado especial del presidente Xi Jinping, Song Tao, viajaría a Pyongyang esta semana para informar a las autoridades sobre el último congreso quinquenal del Partido Comunista Chino (PCC), celebrado a mediados de octubre, en el que Xi Jinping fue reelegido secretario general, y otros “asuntos de interés común”.

El portavoz del ministerio, Geng Shuang, no dijo si se discutirá el asunto nuclear, pero aseguró que China estaba ‘comprometida con la desnuclearización de la península y con resolver el tema mediante el diálogo’.

Trump llamó a que la región tomara una posición común contra las amenazas de la aislada Corea del Norte, que ha desatado la alarma mundial por sus pruebas misilísticas y nucleares en meses recientes.

Pekín aprobó y aplicó varios paquetes de sanciones internacionales adoptados por el Consejo de Seguridad de la ONU y que afectaron, principalmente, a sus compras de carbón y minerales norcoreanos.

Song será el primer enviado chino en hacer un viaje oficial a Corea del Norte desde octubre de 2016, cuando el viceministro de Exteriores Liu Zhenmin visitó el país.

El gobierno chino no confirmó si Song Tao se reunirá finalmente con el máximo líder norcoreano Kim Jong-un, y señaló que “es una práctica común” que los partidos gobernantes de los dos regímenes comunistas intercambien puntos de vista tras la celebración de congresos nacionales.

Xi nunca se ha reunido con su par norcoreano.

El anuncio chino ocurrió un día después de que Trump terminara una gira por cinco naciones asiáticas, que él catalogó como un gran éxito, y al cabo de la cual pidió tanto a China como a Rusia que colaboraran para “frenar la amenaza de Corea del Norte”.