El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, presentó un proyecto de presupuesto que duplica el déficit fiscal respecto del año pasado, incrementa el gasto militar y reduce los fondos para el Servicio Exterior, y la Agencia Ambiental estadounidense entre otros, además de plantear que programas como Medicare y Medicaid deberán ser "más eficientes", y bajar también la financiación de organizaciones como la ONU, la Organización Mundial de la Salud y la ayuda para refugiados.

El presupuesto para el 2019 de 4,4 billones de dólares presentado ayer por Trump refleja su deseo de centrarse en "Estados Unidos primero" (America first, en inglés) y frenar el gasto externo, como evidencia el drástico recorte de un 32% en el Departamento de Estado, máximo órgano de la diplomacia estadounidense.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sufre una fuerte reducción cercana al 50%

La propuesta de presupuesto para el próximo año fiscal, que aún deberá someterse a la aprobación del Congreso, contempla un recorte de 17.831 millones de dólares en los fondos para el Departamento de Estado, que pasa de contar con 55.632 millones en 2017 a sólo 37.801 en la proposición para el 2019.

Este recorte contrasta con el incremento de fondos destinado al Departamento de Defensa, el cual ya ha recibido el visto bueno del Senado para una partida de 716.000 millones de dólares para el presupuesto de 2019, con un incremento récord del 13% para el Pentágono.

"Vamos a tener el ejército más fuerte que hemos tenido, de lejos", dijo Trump. "En este presupuesto nos ocupamos de los militares como nunca antes se había tenido en cuenta".

Trump pide 25.000 millones de dólares para el muro fronterizo con México

"El presupuesto refleja que nos encontramos contra adversarios y competidores políticos, económicos y militares que nos han llevado a ajustar nuestra estrategia de seguridad nacional", señaló Trump en el prefacio de la propuesta presupuestaria de la Casa Blanca.

El presupuesto de Trump, si bien plantea crecer al menos un 3% anual por los próximos tres años, anuncia una era de déficits federales de un billón más de dólares y, a diferencia del plan que lanzó el año pasado, nunca llega a prometer un balance equilibrado incluso después de 10 años.

El aporte de EE.UU. al presupuesto general de las Naciones Unidas sería de 442.946 millones de dólares en 2019 frente a los 593.267 millones aprobados en 2017. Este recorte alcanzaría los 293 millones de dólares para el conjunto de agencias e instrumentos vinculados a la ONU.

En tanto que la OTAN será beneficiaria de un aumento en la contribución de EE.UU., al pasar de recibir 53.504 millones de dólares en 2017 a 70.177 millones en el próximo presupuesto.

También en la columna de recortes se encuentra la Organización Mundial para la Salud (OMS), que sufre una considerable reducción cercana al 50 %, que pasaría de recibir 111.402 millones de dólares en 2017 a 58.176 millones en 2019.

La asistencia para migración y refugiados también se verá reducida en el nuevo presupuesto, al pasar de 3.366 millones de dólares en 2017 a 2.800 millones en 2019.

Al tiempo que pide 25.000 millones de dólares para el muro fronterizo con México, que incluyen 18.000 millones de la propia construcción física y 7.000 millones para mejoras tecnológicas y equipamiento.