El primer ministro tailandés recibió hoy la primera dosis de la vacuna de Oxford-AstraZeneca para "dar el ejemplo" a la ciudadanía. El país asiático había suspendido temporalmente la administración de dosis por un supuesto efecto adverso en varios países de Europa.

Tailandia fue el primer, y único, país fuera de Europa en suspender temporalmente la administración de la vacuna de AstraZeneca, después de que varios países de la Unión Europea (UE) decidieran hacer lo mismo por posibles coágulos sanguíneos en personas vacunadas.

Tailandia ya había empezado a administrar la vacuna china Sinovac, a la que debía sumarse la de AstraZeneca el viernes pasado, pero las autoridades sanitarias del país suspendieron la campaña por precaución luego de que trascendieran que algunos vacunados en Europa desarrollaron coágulos en la sangre. 

Sin embargo, la vacuna se autorizó ayer nuevamente después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconsejara a los países continuar aplicando el inyectable desarrollado en Oxford. De todas maneras, el gobierno tailandés convocó para hoy a su comité de expertos.

"Hoy vamos a empezar las inyecciones con otra vacuna, creo que esto generará confianza para que la gente se vacune", aseguró el primer ministro tailandés, Prayut Chan-O-Cha, sobre el uso de las dosis de AstraZeneca. De acuerdo a la agencia de noticias AFP, el mandatario de 67 años recibió hoy la primera dosis con la intención de “dar el ejemplo”.

Tailandia se prepara para lanzar su propia campaña de vacunación masiva para junio, con más de 60 millones de aplicaciones que se producirán localmente. Pero el país ya empezó a vacunar a grupos prioritarios como el personal sanitario. Hasta el momento, el país del sudeste asiático registró unos 27.000 contagios y 87 muertes por coronavirus.

 

¿Cuáles son los países que suspendieron el uso de las vacunas de AstraZeneca?

Actualmente los países europeos que suspendieron de manera temporal la administración de los inyectables creados en los laboratorios británico-suecos son: Dinamarca, Noruega, Islandia, Bulgaria, Irlanda, Países Bajos, Alemania, Italia, Francia, España, Suecia, Eslovenia, Letonia y Chipre

La muerte de una mujer en Dinamarca que había sido recientemente vacunada disparó las alarmas en Europa. La fallecida presentaba coágulos en sangre y un recuento bajo de plaquetas. El vínculo con la vacuna de Oxford no fue confirmada pero su uso se detuvo “por precaución”.

Sin embargo, tanto la OMS cómo la Agencia Europea de Medicamentos insistieron en que los países continuaran con la vacunación usando las dosis de AstraZeneca debido al mínimo porcentaje que representarían esos posibles efectos adversos.