La comunidad internacional e importantes figuras de la política, tanto de América Latina como de otras partes del mundo, manifestaron su repudio al golpe de Estado en Bolivia y su apoyo al ahora ex presidente Evo Morales, quien renunció a su cargo este domingo por presión de las Fuerzas Armadas y en medio de denuncias de un supuesto fraude electoral.

El ex mandatario brasileño Luiz Inácio "Lula" da Silva, quien fue liberado de la cárcel tras un año y medio por no tener una condena firme, expresó desde su cuenta de Twitter: "Acabo de enterarme que hubo un golpe de Estado en Bolivia y que el compañero @evoespueblo se vio obligado a renunciar. Es lamentable que América Latina tenga una élite económica que no sepa cómo convivir con la democracia y la inclusión social de los más pobres".

Pablo Iglesias, secretario general del partido español de izquierda Podemos, remarcó que se trata de un "golpe de Estado en Bolivia", y calificó de "vergonzoso que haya medios que digan que el ejército hace dimitir al presidente". Además, destacó que "en los últimos 14 años Bolivia ha mejorado todos sus indicadores sociales y económicos". "Todo nuestro apoyo al pueblo boliviano y a Evo Morales", ratificó.

El líder del Partido Laborista de Reino Unido, Jeremy Corbyn, lamentó, también a través de Twitter: "Ver a @evoespueblo, quien junto con un poderoso movimiento ha traído tanto progreso social, sacado a la fuerza de la administración por los militares, es terrible. Condeno este golpe contra el pueblo boliviano y lo apoyo por la democracia, la justicia social y la independencia. #ElMundoConEvo".

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló que hoy dará a conocer "con amplitud" la postura de su gobierno con respecto a la situación en Bolivia, pero que "por lo pronto" reconoce "la actitud responsable del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien prefirió renunciar a exponer a su pueblo a la violencia". En tanto, su secretario de relaciones exteriores, Marcelo Ebrard C., indicó que "México, de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a 20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz", y que "de así decidirlo ofrceríamos asilo también a Evo Morales".

En tanto, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, sostuvo: "Condenamos categóricamente el golpe de Estado consumado contra el hermano presidente @evoespueblo. Los movimientos sociales y políticos del mundo nos declaramos en movilización para exigir la preservación de la vida de los pueblos originarios bolivianos víctimas del racismo". También agregó que "el informe de la Organización de Estados Americanos fue la puñalada y el desencadenante que generó mayores focos de violencia" y que "han desatado una brutal represión en contra del pueblo boliviano". "La OEA forma parte de este golpe de Estado contra nuestro hermano @evoespueblo", consideró.

El repudio desde Argentina

El presidente electo, Alberto Fernández, planteó que "en Bolivia se ha consumado un golpe de Estado producto del accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército", e insistió en que "es un golpe perpetrado contra el presidente @evoespueblo, que había convocado a un nuevo proceso electoral".

"El quiebre institucional en Bolivia es inaceptable. El pueblo boliviano debe escoger cuanto antes, en elecciones libres e informadas, a su próximo gobierno. Defenderemos firmemente la democracia en toda América Latina. Después de este quiebre institucional, Bolivia debe volver cuanto antes al sendero de la democracia a través del voto popular y sin proscripciones", subrayó Fernández.

Crítico con el gobierno del presidente Mauricio Macri, quien no reconoció que hubo un golpe, agregó que "el compromiso de la Argentina con la institucionalidad y contra cualquier forma de golpe de Estado en el continente debe ser total". "Espero que las actuales autoridades actúen bajo ese mismo principio preservando la integridad física de quienes puedan resultar perseguidos por el golpismo y colaboren hasta el 10 de diciembre con la recuperación de la democracia en Bolivia", pidió.

La futura vicepresidenta y actual senadora, Cristina Fernández de Kirchner, coincidió en que la gestión macrista debe tomar una postura. "Si queremos vivir en paz, es hora de que haya pronunciamientos y, sobre todo, acciones claras en defensa de la democracia, independientemente de cuál sea la orientación política de los gobiernos que surgen de la voluntad popular", expuso.

"En Bolivia, manifestaciones violentas sin ningún tipo de limitación por parte de las fuerzas policiales, incendian viviendas y secuestran personas mientras las Fuerzas Armadas le “sugieren” al presidente indígena y popular Evo Morales que renuncie. En Chile, masivas movilizaciones durante semanas piden la renuncia del presidente neoliberal Sebastián Piñeira y las Fuerzas Armadas y policiales reprimen brutalmente. Lo de Bolivia se llama golpe de Estado...", ratificó la ex presidenta.

En tanto, el próximo gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, manifestó su "absoluto repudio y condena al golpe de Estado en Bolivia", así como su "solidaridad y apoyo para @evoespueblo y el pueblo boliviano".

El diputado del PRO Daniel Lipovetzky fue uno de los pocos miembros del oficialismo en hablar del tema y manifestar su repudio. "¡Si mueve la cola y ladra es un perro! Si las Fuerzas Armadas "recomiendan" (léase obligan, exigen) la renuncia de un presidente elegido democráticamente esto es un golpe de Estado. ¡Es necesario que se aplique la Carta Democrática Interamericana de OEA y que dicho organismo intervenga ya!", expresó. Luego, Alberto Fernández aseguró que lo "tranquiliza ver que en el oficialismo hay gente con la dignidad democrática de la que otros carecen".

Por su parte, la UCR emitió un comunicado firmado por Ricardo Alfonsín, Juan Manuel Casella, Jorge Sapia y Federico Storani. "Repudiamos enérgicamente el golpe de Estado en Bolivia. Respaldamos una nueva convocatoria a elecciones democráticas con la presencia de veedores y observadores internacionales, en particular los representantes de los países que integran el Mercosur. La consumación del golpe de Estado en Bolivia implica un grave retroceso en la región y mayor sufrimiento para los pueblos de América Latina", sostiene el texto.

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos