El telescopio Hubble de la NASA logró capturar el chorro de una estrella recién formada en las profundidades de la nebulosa de reflexión NGC 1977. La estrella Parengo 2042,  incrustada en un disco de escombros que podría dar lugar a planetas, impulsa un chorro de plasma pulsante que se extiende a lo largo de dos años luz a través del espacio.

La imagen es particularmente impactante ya que este tipo de fenómenos solo son visibles cuando los chorros chocan con material circundante y crean ondas de choque brillantes que se desvanecen a medida que se enfrían. Sin embargo, en este caso el gas del chorro se ionizó hasta brillar por la radiación de una estrella cercana, llamada 42 Orionis

La nebulosa en donde está la estrella Parengo no es nueva, sino que fue descubierta  por el astrónomo británico William Herschel el 18 de enero de 1786. También conocida como C 0532-048, es parte de un trío de nebulosas de reflexión que forman la Nebulosa Running Man, mucho más grande.

"En la imagen, los colores rojo y naranja indican el chorro y el gas brillante de los choques relacionados", dijeron científicos de la NASA citados por Sci-news. "Las ondas azules brillantes que parecen fluir desde el chorro a la derecha de la imagen son choques de arco frente a la estrella 42 Orionis (no se muestra)", agregaron.

Según explicaron, los choques de proa ocurren en el espacio cuando chocan las corrientes de gas, y reciben su nombre de las olas en forma de media luna que crea un barco cuando se mueve por el agua. "El brillante lóbulo occidental del chorro está envuelto en una serie de arcos anaranjados que disminuyen de tamaño con el aumento de la distancia a la estrella, formando un cono o forma de huso", dijeron en NASA.

Este tipo de  arcos pueden rastrear el borde exterior ionizado de un disco de escombros alrededor de la estrella con un radio de 500 veces la distancia entre el Sol y la Tierra y un agujero considerable en el centro del disco. La forma de huso puede trazar la superficie de una salida de material fuera del disco, y se estima que está perdiendo la masa de aproximadamente cien millones de soles cada año.

La imagen captada por el telescopio Hubble será una de las tantas captada por el histórico observatorio, que pronto será reemplazado por uno de mucha mayor potencia y distancia, llamado telescopio James Webb.