El vicepresidente de la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Richard Clarida, anunció que dejará su cargo dos semanas antes de que expire su mandato. La innesperada dimisión se produce después de que sus declaraciones financieras de 2020, recientemente modificadas, suscitaran especulaciones sobre un posible uso de información privilegiada.

"Como mi mandato estatutario como gobernador vence el 31 de enero de 2022, le escribo para informarle que tengo la intención de renunciar a la Junta el 14 de enero de 2022", informó Clarida en una carta dirigida al presidente estadounidense, Joe Biden, según informa el sitio web RTenespañol.

El anuncio se produjo tras las nuevas revelaciones en torno a las operaciones de Clarida en un fondo de acciones en febrero de 2020, justo antes de que se produjeran los trastornos del mercado debido a la propagación del nuevo coronavirus.

Según un informe de The New York Times publicado la semana pasada, Clarida modificó sus declaraciones financieras el pasado diciembre para mostrar que había vendido y luego recomprado acciones del fondo en cuestión de días. El funcionario realizó la venta el 24 de febrero y la compra el 27, justo un día antes de que el presidente Jerome Powell dijera que la reserva estaba preparada para apoyar a los mercados y la economía por la pandemia.

Sospechas

Los informes que Clarida había presentado en principio solo informaban de la compra del fondo de acciones, hecho que la Fed había descripto como un simple reajuste planificado de cartera. Sin embargo, el rápido movimiento de venta y compra de acciones puso en duda esa explicación y los expertos señalaron que las transacciones del funcionario pudieron haberle reportado beneficios. 

Las recientes revelaciones captaron la atención de medios y legisladores estadounidenses. La senadora del estado de Massachusetts Elizabeth Warren, solicitó a la Reserva Federal proporcionar más información sobre las operaciones realizadas por altos funcionarios de la entidad.

Los expertos remarcan que la noticia llegó en un momento inoportuno para Powell, quien recientemente ha sido reelegido en su cargo y es posible que tenga que lidiar con preguntas incómodas en una audiencia de confirmación ante el Comité Bancario del Senado. "Toda la historia del reequilibrio, simplemente se derrumba ante el hecho de que vendió y luego compró", remarcó Simon Johnson, economista del Instituto de Tecnología de Massachusetts. "Si usted es el presidente Powell, no querrá que su audiencia de reconfirmación se centre en esto".