Los franceses votaban hoy en la primera vuelta de las elecciones regionales, realizadas con protocolos anticovid-19, que podrían confirmar el avance de la extrema derecha a menos de un año de los comicios presidenciales.

Los colegios electorales abrieron a las 8:00 (3:00 de Argentina) para los 48 millones de inscriptos en el padrón electoral.

La Reagrupación Nacional (RN), de Marine Le Pen, encabeza los sondeos en seis de las 13 regiones metropolitanas, impulsada por el rechazo de los partidos tradicionales y por el miedo provocado por los atentados yihadistas, según consigna la agencia de noticias AFP.

Sería la primera vez en la historia de Francia que la extrema derecha gobierna una región, lo que le permitiría exhibirse en la gestión de cara a las elecciones presidenciales de 2022, que se anuncian como una carrera reñida entre Le Pen y el presidente Emmanuel Macron, ubicado en el centro del espectro político francés.

La región que más expectativas de cambio de signo político concentra es la del sureste Provenza-Alpes-Costa Azul, donde el RN está liderado por Thierry Mariani, un exministro de Nicolas Sarkozy, que abandonó el partido de derecha Los Republicanos en 2019.

Antoine Bristielle, experto en opinión pública de la Fundación Jean Jaurès, cree que esta elección será un paso más en la normalización de la extrema derecha.

"No es tanto que las ideas de la Reagrupación Nacional sean más populares o más aceptadas por la sociedad francesa, sino que el partido ya no asusta a los electores lo suficiente como para provocar una ola de oposición", dijo a la AFP.