Israel puso en estado de alerta sus embajadas en todo el mundo ante una posible represalia iraní tras el asesinato de su principal científico nuclear, en tanto las comunidades judías de todo el mundo también están tomando precauciones.

El Ministerio de Relaciones Exteriores israelí se negó a comentar a los medios locales sobre las disposiciones de seguridad reveladas por el canal 12 de televisión, y el Ejército israelí tampoco ha informado sobre cambios en materia de seguridad en las fronteras del país, afirmó la agencia de noticias Sputnik.

Múltiples funcionarios iraníes culparon a Israel de la muerte de Mohsen Fakhrizadeh (el supuesto autor intelectual del programa de armas nucleares de Irán) y prometieron vengar su muerte. Fakhrizadeh murió en un ataque a tiros en las afueras de Teherán el 27 de noviembre.

El presidente iraní, Hasán Rohani, acusó a Israel de estar detrás del asesinato del principal científico nuclear, en tanto el ministro de Relaciones Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, afirmó que había "serios indicios de que Israel jugó un papel" en el asesinato.