El gobierno de Corea de Norte declaró la "máxima emergencia" sanitaria y decretó el aislamiento en la ciudad de Kaesong, fronteriza con el Sur, tras detectar allí un posible caso de Covid-19, el primero hasta la fecha anunciado por las autoridades.

El caso "sospechoso" afecta a un ciudadano norcoreano que había desertado al Sur hace tres años y retornó al Norte tras cruzar "de forma ilegal" la frontera militarizada que separa a ambos países el pasado día 19, según informó la agencia estatal norcoreana KCNA.

Tras conocerse el posible contagio, el líder norcoreano Kim Jong Un presidió una reunión de la cúpula del Partido de los Trabajadores, en la que se decidió "bloquear completamente" Kaesong y poner en aislamiento los diferentes distritos de la provincia fronteriza con el Sur.

El desertor retornado al Norte fue puesto bajo "estricta cuarentena" después de que se le detectaran síntomas y realizaran varias pruebas médicas con "resultados inciertos", y las autoridades norcoreanas también han realizado test y aislado a todas las personas que tuvieron contacto con él, detalló la agencia estatal.

La ciudad de Kaesong, donde se detectó el contagio y que ha sido puesta bajo aislamiento desde el sábado, albergaba la oficina de enlace intercoreana que el Norte destruyó a mediados de junio como represalia por el envío de propaganda mediante globos por parte de activistas desde el Sur.