El presidente de Consejo Europeo, Donald Tusk, pidió "unidad" entre los países de la Unión Europea (UE) al llegar a la última cumbre del bloque de este año, en Bruselas, cuya agenda estará marcada por el divorcio con el Reino Unido, la crisis migratoria y la reforma del euro.

Al llegar a la cumbre de los jefes de Estado y gobierno de la UE, que culmina hoy, Tusk dijo que la "auténtica prueba de unidad" de los Veintisiete quedará demostrada en la próxima fase de negociaciones del Brexit.

"Esta cumbre es una ilustración clara del hecho de que solo cuando estamos unidos podemos abordar con éxito las cuestiones y tareas más difíciles, como la Europa de la defensa o el Brexit", declaró el presidente del Consejo Europeo, órgano que representa a los países de la UE.