La patronal europea del acero, Eurofer, pidió protección a la Unión Europea ante la expectativa de que los aranceles ideados por la Administración Trump acabe desviando a Europa una parte significativa de la producción que hasta ahora iba a Estados Unidos.

Las empresas del sector acerero europeo aseguran que unas 13 millones de toneladas extra de acero podrían llegar a Europa por culpa del arancel del 25% que anunció el presidente de EEUU, Donald Trump, el jueves pasado. Esa cifra equivale a un tercio de todas las importaciones que llegaron a los 28 el año pasado (40 millones de toneladas). Y afirman que se trata de una estimación conservadora.

"Europa va a sufrir mayores importaciones o desviaciones comerciales, ya que es una asunción razonable que las importaciones que se desvíen desde EEUU acaben llegando a Europa. La UE ya recibió 40 millones de importaciones en 2017, lo que fue un nuevo récord. Esto, de hecho, son más que los 35 millones de toneladas que llegaron a EEUU. Eurofer estima que [las medidas de Trump] pueden llevar a unas 13 millones de toneladas extra a Europa, y esto es una estimación conservadora", aseguró el presidente de la agrupación, Geert Van Poelvoorde.

La Comisión Europea ya está trabajando para aplicar medidas de salvaguarda autorizadas por la Organización Mundial de Comercio. El marco legal internacional permite introducir aranceles a las importaciones para hacer frente a niveles extraordinarios de importaciones que inundan el mercado y amenazan con tumbar los precios.

Según Eurofer, el problema estructural del acero es la sobrecapacidad de producción derivada de las ayudas públicas (algo especialmente agudo en el caso de las acereras chinas). Por ello, pide una acción concertada internacional para evitar distorsiones.