El gobierno brasileño podría implementar un esquema de incentivos para el consumo, como forma de impulsar la recuperación del sector servicios, que a diferencia de la actividad fabril, no sólo no creció sino que decreció el último mes del año pasado.

Es que la actividad de los servicios en Brasil se contrajo por tercer mes consecutivo en diciembre, de acuerdo con un sondeo privado publicado ayer, lo que remarca un ritmo dispar en la recuperación económica, dado que el sector manufacturero sigue creciendo según los datos oficiales.

El Índice de Gerentes de Compras (PMI) para el sector de servicios de Brasil compilado por la empresa de servicios de información financiera Markit subió a 47,4 desde 46,9 en noviembre. Las lecturas debajo de 50 indican contracción en la actividad, según explicaron en la publicación.

La debilidad de la demanda llevó a numerosas empresas a recortar costos y a reducir nóminas por trigésimo cuarto mes consecutivo.

El dato contrasta con otros más positivos sobre la economía brasileña, como el de la inflación de los precios, que se desaceleró al ritmo más débil en casi tres años debido a menores tasas de interés y costos del empleo, de la mano de la reforma laboral impulsada por el presidente Michel Temer, la que en su primer mes de aplicación tuvo un correlato de 12 mil puestos de trabajo destruidos tras su puesta en marcha.

"En este marco competitivo, los proveedores de servicios podrían tener que recurrir a fuertes descuentos para estimular a la demanda", comentó la economista de Markit Pollyanna De Lima. Analistas del sector no descartan un programa oficial para impulsar el consumo, como una forma de sacar del estancamiento al sector.

Y es que los servicios responden por alrededor de un 60% del producto interno bruto (PIB) de Brasil.

Los resultados contrastan con sólidas lecturas del PMI manufacturero de Markit en los últimos meses. Las contrataciones en el sector tocaron en diciembre máximos de 5 años debido a que la actividad manufacturera mantuvo un fuerte impulso a fines de 2017.

Pero la mejoría de las condiciones para los manufactureros no logró impedir que el índice PMI compuesto de Markit cayera a 48,8 en diciembre desde 48,9 el mes previo.